Cómo actuar frente a riesgos alimentarios

 

La UCalidad.2014-07.Riesgo alimentarionión Europea cuenta con distintas herramientas para garantizar que los alimentos que circulan por sus mercados sean seguros. Una de esas herramientas es el Sistema de Alerta Rápida para alimentos y piensos (RASFF) que consiste en garantizar la inocuidad de los alimentos “de la granja a la mesa”. A través de medidas como esta, es posible actuar cuando se detecta un riesgo alimentario. La puesta en marcha del RASFF ha permitido evitar o reducir muchos riesgos alimentarios.

La mayoría de incidentes detectados hacen referencia a alimentos, mientras que un grupo más reducido se detectan en piensos y materiales en contacto con alimentos. Las alertas más comunes son la presencia de aflatoxinas en piensos y frutos de cascara y la presencia y migración de sustancias químicas de utensilios de cocina.

La eficacia del sistema de normas de seguridad alimentaria consiste en identificar y eliminar los riesgos, y ese es el objetivo del Sistema de Alerta Rápida para alimentos y piensos de la Unión Europea. Cuando se detecta un problema en las fronteras europeas, se informa al país exportador de la incidencia para que aplique medidas de corrección. Si el problema persiste, las medidas son más severas, como bloqueo de las exportaciones o mayores controles.

En función de la gravedad del riesgo, las notificaciones se clasifican en alerta, información o rechazo.

Notificación de alerta: Se envía cuando un alimento, pienso o material en contacto con alimentos presenta un riesgo grave y precisa una acción rápida. A menudo, se toma como medida la retirada del producto. La notificación tiene como objetivo informar a los países para que verifiquen si el producto en cuestión está en su mercado y puedan así tomar las medidas necesarias.

Notificación informativa: Se refiere a un riesgo que no requiere una acción inmediata, bien porque el riesgo no se considera grave o porque el producto en cuestión no está en el mercado en el momento de la notificación.

Notificación de rechazo: Este se debe a la negativa de ingreso en la Unión Europea de un alimento, piensos o material en contacto con alimentos por razones de seguridad humana, animal y medio ambiente.

Las autoridades sanitarias de cada país pueden tomar las medidas adecuadas para informar a los consumidores de la naturaleza del riesgo, del tipo de alimento implicado y de las medidas que adopten para prevenir, reducir o eliminar ese riesgo. En el departamento de Calidad y Seguridad Alimentaria de Confinem ayudamos a la pyme en la implantación medidas operativas para prevenir, reducir o eliminar los riesgos alimentarios.

Según diferentes informes, las notificaciones por la presencia de microorganismos patógenos mantiene la evolución alcista de los últimos años, sobretodo de Salmonella en productos de origen animal, como pescado, carne, leche, pero también en frutas y vegetales y, en menor grado hierbas y especias.

 ¿Hablamos?

 Verónica Jiménez

Consultor de calidad Confinem

Deja un comentario

Confinem