Consecuencias de la crisis en la destrucción del tejido empresarial de España y Comunidad Valenciana

Estrategia.2016-01.Análisis tejido empresarialEn la contracción del tejido empresarial nacional que sufrimos desde 2008, la micro y pequeña empresa son las más perjudicadas. Las comunidades que más tejido productivo han perdido son, por este orden, el País Vasco, Región de Murcia y Comunidad Valenciana, y los sectores más afectados son construcción e industria.

El año 2014 supuso un punto de inflexión respecto a la contracción del tejido empresarial que venía sufriendo nuestro país desde el 2008. Así el número de empresas aumentó en 67.568 y se situó en 3.186.878, que representa una disminución acumulada desde 2008 de 235.361 empresas, el 6,88%.

En la Comunidad Valenciana, la destrucción de tejido empresarial es superior a la media nacional, y se sitúa en la tercera comunidad que más se ha reducido, detrás del País Vasco y Región de Murcia. En 2014 se produjo una recuperación superior a la nacional en 0,45 puntos porcentuales, las empresas activas aumentaron en 8.678 y el tejido empresarial se situó en 339.533, que representa una disminución acumulada desde 2008 de 36.560 empresas 9,72%, frente al 6,88% de la nacional.

La recuperación del tejido empresarial en 2014 para cada una de las provincias de la Comunidad Valenciana tuvo el siguiente comportamiento: Alicante fue la provincia en la que más aumento con un crecimiento de 4.049 empresas y se situó 130.438, que representa una disminución acumulada desde 2008 de 11.869 empresas, el 8,34%. Por su parte, Valencia creció en 4.045 empresas y se situó en 170.427, que supone una reducción acumulada desde 2008 de 19.504 empresas, el 10,27%. Castellón aumentó su tejido empresarial en 584 empresas y se situó en 38.668 que representa un descenso acumulado desde 2008 de 5.187 empresas, el 11,83% (consulte las tablas y gráficos de la evolución del tejido empresarial).

Evolución del tejido empresarial según el sector económico

En 2014, los sectores más perjudicados son el sector industria y construcción que siguieron con su tendencia destructiva. Hay que tener en cuenta que desde 2008, el sector industria lleva acumulada una pérdida de 47.584 empresas, el 19,38% y el sector de la construcción 95.207, el 19,00%.

A nivel nacional, el sector comercio recuperó en este ejercicio un total de 5.447 empresas y se situó en 763.930, que representa una pérdida acumulada desde 2008 de 79.282, el 9,40%. El sector servicios, excluido comercio, aumentó en 67.192 en el mismo ejercicio y se situó en 1.819.095 empresas, que supone una pérdida acumulada desde 2008 de tan solo 13.288, el 0,73%.

En la Comunidad Valenciana, en 2014, el sector de la construcción e industria han seguido contrayéndose. Desde 2008, el sector construcción se ha reducido en 13.366 empresas, el 24,40%, que supone 6,24 puntos porcentuales por encima de la media nacional. En este mismo periodo, el sector industria se ha reducido en 5.724 empresas, el 19,10%, porcentaje similar al de la media nacional

En la Comunidad Valenciana, La recuperación de los sectores de comercio y resto de servicios que se inició en 2014 fue mayor a la media nacional. En este año, el sector comercio recuperó 1.452 empresas, el 1,68%, y se situó en 87.783, que supone una pérdida acumulada desde 2008 de 8.152 empresas, el 8,50%. El sector servicios, en 2014 tuvo un comportamiento mucho mejor a la media de España, aumentando en 7.801 empresa, el 4,38%, y se situó en 186.100, que representa una pérdida acumulada desde 2008 de 9.318 empresas, el 4,77% (consulte las tablas y gráficos de la evolución del tejido empresarial).

Evolución del tejido empresarial según el número de asalariados

A nivel nacional, desde enero de 2008 a enero de 2015, y desde el punto de vista del tamaño de las empresas, medido en número de asalariados, la estructura del tejido productivo se ha caracterizado por un mayor peso de las empresas sin asalariados, pasando del 51,26% al 55,04%.

En 2014, se recuperaron 81.519 empresas sin asalariados, que supone una pérdida acumulada desde 2008 de tan solo 372, el 0,02%. Una de las causas fundamentales de este aumento de empresas es el autoempleo, que lo presentan como única salida al infierno del paro, pero en la mayoría de los casos termina mal, ya que para eso es necesario tener un perfil emprendedor y la mayoría carecen de él. Las empresas de 1 a 9 asalariados continuaron en 2014 su senda destructiva con una pérdida acumulada desde 2008 de 165.260 empresas, el 11,28%. Las empresas de 10 a 49 asalariados se recuperaron en 2.236, situándose con una pérdida acumulada desde 2008 de 61.459, el 35,72%. En cuanto a las empresas de 50 a 199 empleados, en 2014, aumentaron en 455, y la pérdida acumulada desde 2008 se situó en 6.872, el 28,28%. Las empresas de más de 200 asalariados aumentaron en 30 durante el ejercicio 2014, con lo que acumulan una pérdida desde 2008 de 1.398, el 21,62%.

En la Comunidad Valenciana, en el periodo 2008 a 2014 la estructura del tejido productivo también se ha caracterizado por un mayor peso de las empresas sin asalariados, pasando del 48,89% al 54,04%. En 2014 se recuperaron 9.189 empresas, y se situaron con una pérdida acumulada desde 2008 de 360, el 0,20%.

El estrato de empresas entre 1 y 9 asalariados también se redujo en 2014 en la Comunidad Valenciana, acumulando desde 2008 una pérdida de 26.831 empresas, el 15,88%. Las empresas de 10 a 49 asalariados han sido las más perjudicadas, en 2014 se recuperaron 347, pero acumulan una perdida desde 2008 de 8.346, el 41,64%. En el estrato de 50 a 199 asalariados, en 2014 aumentaron en 96 empresas, y se sitúan con una pérdida acumulada desde 2008 de 880, el 33,33%. Las empresas de más de 200 asalariados se redujeron en 2014 y acumulan una disminución desde 2008 de 143, el 25,91% (consulte las tablas y gráficos de la evolución del tejido empresarial).

Causas de la destrucción del tejido empresarial

La destrucción del tejido productivo que estamos sufriendo en España desde 2008 está causada tanto por factores del entorno general como por factores internos de la empresa:

Factores del entorno general:

Los principales factores del entorno que afecta a la destrucción del tejido empresarial son la profunda y larga crisis económica y financiera a nivel mundial, el importante proceso de ajuste del sector inmobiliario y financiero nacional, el crecimiento de la competencia y la cantidad de cambios que cada vez son más complejos y rápidos.

Estos factores están provocando una significativa desaceleración de actividad empresarial, caída de sus resultados, graves problemas de acceso a la financiación y aumento de la morosidad de sus clientes, y todo ello lleva a una falta de liquidez que impide afrontar las obligaciones de pago y mantenerse en el mercado.

En la Comunidad Valenciana, estos factores se han visto agravados por el importante peso del sector de la construcción en la estructura de su economía, que en su caída ha arrastrado a un gran número de empresas del sector industria y del sector servicios que dependían directa o indirectamente del mismo, dando lugar a una destrucción de tejido empresarial mayor al de la media nacional.

Factores internos de la empresa

La crisis ha provocado un antes y un después, el entorno de hoy nada tiene que ver con el anterior, los mercados piensan y actual de forma diferente. Fraseando a Toffler: “la característica de hoy es el cambio y más aún, la velocidad con que se sucede”, por ello en el nuevo entorno no es posible sobrevivir si las empresas no se adaptan con rapidez a los cambios.

Las pymes, por lo general, son más vulnerable a situaciones económicas desfavorables, y cuánto más pequeña es la empresa se convierten en más vulnerable. Entre los factores internos causantes de la desaparición de la pyme del mercado están la pobre y lenta adaptación a la nueva situación, débil situación económica y financiera, ingresos poco diversificados, gran dependencia de los mercados locales, bajo nivel de formación, poco uso de herramientas y metodología de gestión, baja utilización de tecnologías de la comunicación y la información y escasa innovación. Todo ello desemboca en una baja productividad y competitividad (consulte las tablas y gráficos de la evolución del tejido empresarial).

Imagen1

Santiago Moreno

Director General. Confinem

Deja un comentario

Confinem