La constitución de sociedades y los acuerdos sociales (II): Los estatutos sociales deben adaptarse a los intereses y a las necesidades de los socios y de la sociedad

estatutos socialesLos estatutos sociales regulan la vida de la sociedad, siendo uno de los elementos que deben integrar la escritura de constitución. Elaborando los estatutos expresamente para cada sociedad, teniendo en cuenta sus circunstancias, además de facilitar las relaciones en los socios y mejorar la “vida de la sociedad”, se evita que se tenga que acudir a modificaciones posteriores y muchos de los litigios por cuestiones societarias.

 

Los Estatutos sociales, ¿qué son?

Los estatutos son las normas que regirán la sociedad mercantil y se establecen teniendo en cuenta las circunstancias que concurren en el momento de la constitución de la sociedad y las que se prevean en el futuro. Básicamente, los estatutos regularán dos tipos de relaciones:

– las relaciones de la sociedad con terceros (normas para adopción de decisiones, representación de la sociedad, etc);

– las normas que regulan los derechos y las obligaciones de los socios dentro de la sociedad (derechos económicos, ejercicio del derecho de voto, obligación de desembolso del capital, etc.)

El Real Decreto Legislativo 1/2010 de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (en adelante LSC), en su artículo 23 establece cuál debe ser el contenido de los estatutos de la sociedad. No obstante, en la elaboración de los estatutos rige la autonomía de la voluntad que recoge el artículo 28 de la LSC cuando dice “todos los pactos y condiciones que los socios fundadores juzguen conveniente establecer, siempre que no se opongan a las leyes ni contradigan los principios configuradores del tipo social elegido.” Así pues, los socios pueden adoptar aquellos acuerdos que consideren que se adaptan mejor a sus intereses y a las necesidades de la sociedad, teniendo en cuenta los dos límites: 1) que no sean contrarios a la Ley; 2) no vayan contra los principios del tipo de sociedad elegida.

¿Qué se ha de tener en cuenta al elaborar los estatutos de la sociedad?

Hemos visto que los estatutos de una sociedad se deben elaborar teniendo en cuenta las circunstancias actuales y previniendo las futuras. Sin embargo lo habitual y lo que se hace en la práctica es acudir a estatutos estándar, sin más, o a estatutos estándar con ligeros retoques. Incluso legalmente se prevé el uso de estatutos estándar cuando se quiera constituir una sociedad limitada mediante el procedimiento ultra-rápido previsto en artículo 5 Dos del RD-L 13/2010, de 3 de diciembre, y en el que se utilizan estatutos estándar aprobados por el Ministerio de Justica. A pesar de que sea lo más habitual y aunque pueda agilizar los trámites de constitución de la sociedad, el acudir a estatutos estándar no es lo más recomendable.

Los intereses de los socios siempre estarán mejor protegidos si se recogen en los estatutos las circunstancias y las condiciones en las que quieren constituirse como socios. Estas circunstancias pueden ser de diversa índole, tales como:

a) Establecer las facultades, atribuciones y límites a los poderes que tengan los representantes legales de una sociedad, así como establecer los derechos y deberes de los mismos (p.e. necesitad de obtener una aprobación previa por Junta general de determinadas inversiones, obligaciones de facilitar información más extensas de las que prevé la ley, retribución o no del administrador, etc.)

b) Establecer restricciones o no a la transmisión de acciones o participaciones tanto inter vivos como mortis causa, dependiendo de los intereses de los socios.

c) Configurar cómo se adoptarán los acuerdos sociales en Junta general; p.e. ver si interesa o no que para la adopción de determinados acuerdos se tenga que hacer mediante mayorías reforzadas más allá de lo previsto en la Ley.

d) Configuración de diversos tipos de acciones; p.e. si habrá acciones sin derecho a voto, o si habrá acciones privilegiadas, etc.

e)  Normas para la distribución de dividendos.

Estas son algunas de los puntos a tener en cuenta al elaborar los estatutos para una sociedad. Como en todas las sociedades y entre todos los socios no existen nunca los mismos intereses y necesidades, los estatutos estándar difícilmente se adecuan a cada sociedad en concreto. Por ello, no cabe duda que para cada sociedad hay que redactar sus estatutos.

Desde la consultoria de empresas Confinem cuidamos que los estatutos de una sociedad estén en comunión con lo que deseen los socios y les ayudamos en la redacción, para que respondan a sus intereses y los de la empresa, todo ello tras analizar cuidadosamente con los clientes las circunstancias actuales y las previsiones de futuro concurrentes en cada caso.

¿Hablamos?

Oscar Soria

Consultor de área Jurídica Confinem

Deja un comentario

Confinem