¿Cuándo responden las pymes por daños de sus empleados?

Jurídico.2016-04.Responsabilidad empresa por daños de empleadosEn nuestra legislación se prevé diversos supuestos en que una persona, física o jurídica, tenga que hacer frente a la responsabilidad de daños que ha causado otra persona. Algunos de esos supuestos afectan a las empresas. ¿Cuándo responden las empresas por los daños ocasionados por terceros? ¿Se puede evitar la responsabilidad de la empresa? En este artículo daremos respuesta a estas preguntas.

 ¿En qué supuestos tiene que pagar una empresa por daños ocasionados por otra persona?

Nuestras leyes prevén dos supuestos en los que una empresa, o un empresario, tiene que responder por los daños ocasionados por otra persona, indemnizando a aquella persona que haya sufrido los daños. Estos supuestos son:

a) En primer lugar, el Código civil establece que la empresa responderá de los daños ocasionados por una persona que sea empleado o dependiente de una empresa, con ocasión de sus funciones, y haya mediado culpa o negligencia. Se considera que la responsabilidad de la empresa se deriva por culpa “in vigilando” o “in eligendo”, es decir, por no vigilar correctamente que el empleado realice sus funciones adecuadamente, o por la elección que hace la empresa de un empleado no adecuado.

b) En segundo lugar, el Código penal nos dice que una empresa responderá de los daños que se ocasionen como consecuencia de un delito cometido por empleados o dependientes, representantes o gestores en el cumplimiento de sus obligaciones o funciones.

En estos dos supuestos el empresario no responde igual. En el primero, la empresa responderá directamente y será responsable solidariamente. Esto significa que el perjudicado puede reclamar directamente contra la empresa, contra el empleado o contra los dos. En el segundo supuesto, en caso de delito, la responsabilidad será subsidiaria, lo que implica que la empresa sólo pagará cuando el empleado o dependiente que haya cometido el delito no pueda pagar.

¿Qué elementos se deben dar para que tenga lugar la responsabilidad?

Respecto al término “empresa”, que usamos en el artículo para facilitar la comprensión, debemos señalar que se entiende por tal. Ni el Código civil ni el penal se expresan así. El Código civil habla de “los dueños o directores de un establecimiento o empresa”, y el Código penal “personas naturales o jurídicas dedicadas a cualquier género de industria o comercio”. No obstante, debemos entender, y así lo establece la jurisprudencia, que se incluyen en estos términos a: el comerciante, el empresario individual, las sociedades mercantiles o civiles y otras personas jurídicas sin ánimo de lucro (fundaciones, asociaciones, o.n.g.).

Respecto del “empleado” también debemos realizar una aclaración para ver las personas que pueden encontrarse en esta situación. El Código civil se dice “dependientes” y en el Código penal se señala a “empleados o dependientes, representantes o gestores”. Así pues, en ambos casos, las personas que tengan la relación de dependencia serán: a) Las que tengan una relación laboral; b) Cuando la relación se derive de un contrato de obra; c) En los supuestos de gestión representativa (se actúe por mandado, por poder o por comisión mercantil); d) En los supuestos en que se actúe por relación de amistad, de favor o de encargo familiar. Por tanto, no solo aquellos casos en que haya un contrato laboral.

Finalmente, el hecho que produzca el daño o el delito se ha de realizar por la persona dependiente en el cumplimiento de su trabajo o del encargo realizado por la empresa. Si los daños se ocasionan por hechos que no tienen nada que ver con el trabajo asignado, la empresa será exonerada de toda responsabilidad. Además, en los supuestos contemplados en el Código civil, será requisito que el empleado actúe con culpa o negligencia.

¿En qué casos la empresa puede evitar su responsabilidad?

La culpa de la empresa se deriva de su deber de vigilar las actuaciones del trabajador. Por tanto, en los supuestos en que la responsabilidad se deriva del Código civil, la empresa podría evitar la responsabilidad si acredita que ha cumplido escrupulosamente con su deber diligencia: supervisando, eligiendo, coordinando y dirigiendo. Así, la empresa acreditaría que la culpa es exclusiva del trabajador. No obstante, los tribunales tienden a establecer una responsabilidad prácticamente automática cuando un empleado causa daños.

Algunos autores recomiendan establecer toda una serie de medidas y protocolos de forma previa, un programa de prevención y control del riesgo. No obstante, aunque se tomen todas esas medidas, si se produce un daño, es difícil que la empresa se libre de pagar. Por lo que sería recomendable que el seguro de responsabilidad civil cubriera todos estos riesgos también.

En los casos de responsabilidad derivada de un delito, la empresa será declarada responsable con toda seguridad.

En todo caso, la empresa siempre podrá reclamar lo que haya pagado al empleado.

Desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica, le asesoramos en los temas de responsabilidad civil para salvaguardar los intereses de su empresa en todos estos casos.

¿Hablamos?

Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

Deja un comentario

Confinem