¿Es importante la sanidad animal para la seguridad alimentaria en su negocio?

Sanidad animalActualmente, la seguridad alimentaria preocupa a todos los ciudadanos, especialmente a consumidores, cocineros y empresarios. Todos queremos tener la confianza de que los alimentos que consumimos están buenos, son de buena calidad y seguros, desde el punto de vista higiénico-sanitario.

Para los alimentos de origen animal, la sanidad animal resulta fundamental pues, si las materias primas con las que se elaboran los alimentos y productos alimenticios se encuentran en malas condiciones, los productos obtenidos serán de mala calidad y especialmente inseguros para su consumo.

Los proveedores de animales para consumo (ganaderos, empresarios, etc.) tienen unos objetivos claros: obtener una gran cantidad de alimento al menor coste posible y de una calidad suficiente para satisfacer las necesidades de los consumidores. Estos tres objetivos están reñidos entre sí, pues para obtener productos de calidad se requiere inversión económica, y no siempre se consigue aumentar la cantidad. Para ayudar a conseguirlo están los veterinarios e inspectores de agricultura y sanidad, que con su labor pretenden que los animales empleados para consumo humano estén en las mejores condiciones sanitarias posibles.

 Si su negocio incluye alimentos de origen animal es muy importante que busque proveedores de confianza, que cumplan con la legislación vigente y proporcionen buenos productos, de calidad, seguros y también a un precio razonable porque, cumplir con estos requisitos no significa pagar en exceso.

 Ahora que ya está claro que la sanidad animal es fundamental para garantizar la salud pública y la seguridad de los alimentos vamos a centrarnos en ella.

 Si el animal que nos va a proporcionar alimento, bien en forma de leche, huevos, carne, pescado o sus derivados, no está en buenas condiciones, por padecer una enfermedad, o estar en unas instalaciones pésimas o sometido a estrés y mal manejo, hay muchas posibilidades de que los alimentos que nos aporte sean inseguros para el consumo pues, todo esto va a influir negativamente sobre la salud del animal. Si nos tomamos un alimento procedente de un animal enfermo, y más en concreto, que padezca una enfermedad que se pueda transmitir al hombre (estas enfermedades se denominan zoonosis), podemos llegar a enfermar nosotros mismos, y transmitir dicha enfermedad a otras personas. Como ejemplos de zoonosis destacan la tuberculosis, brucelosis, salmonelosis, y listeriosis.

Las administraciones sanitarias, para prevenir estos problemas, desarrollan programas sanitarios coordinados que incluyen a profesionales veterinarios, para asegurar que los animales se mantienen sanos, y si enferman, se tratan adecuadamente para recuperar su salud y volver a ese estado sanitario que les permite entrar en la cadena alimentaria.

 Por si alguien piensa que esto no es importante, o no ocurre a menudo, recordemos que, en los últimos años se han producido graves crisis de sanidad animal, como el caso de la EEB (Encefalopatía Espongiforme Bovina) comúnmente conocida como “enfermedad de las vacas locas”; la influenza aviar, la fiebre aftosa y más recientemente la lengua azul. Estos casos han tenido enormes consecuencias para la población, tanto a nivel de salud pública, pues se han producido muchas muertes, como a nivel económico, por la elevada inversión monetaria que ha requerido el tratamiento de las personas enfermas, y el control de la enfermedad, para evitar su extensión a nivel humano y animal, además de todos los animales que han tenido que ser sacrificados por no poder ser tratados.

 Y no debemos olvidar también la pérdida de confianza de los consumidores en estos casos, lo que provoca un descenso en el consumo de alimentos de origen animal y, en consecuencia, más pérdidas económicas para la empresa.

 Para concluir, podemos decir que la sanidad animal es una parte muy importante del concepto “de la granja a la mesa” y su fin es asegurar que las materias primas de origen animal utilizadas permiten obtener alimentos seguros y aptos para el consumidor, nuestro principal cliente.

 El equipo de consultores del área de Calidad y Seguridad Alimentaria de Confinem nos ponemos a su disposición para ayudarles a lograr que su negocio proporcione a sus clientes una elevada seguridad alimentaria.

 ¿Hablamos?

 Margarita Marín

Consultora de Calidad y Seguridad Alimentaria de Confinem

 

Deja un comentario

Confinem