Dirigir adecuadamente evita que su empresa se hunda como el Costa Concordia

consultoria recursos humanosEl estilo de dirección autoritario puede ocasionar graves perjuicios a la organización porque dificulta, e incluso impide, que los miembros de un equipo cuestionen las decisiones del líder.

La principal causa del accidente del Costa Concordia fue una imprudencia del Capitán ya que aproximó el barco en exceso a la isla de Giglio. Además, el capitán tardó en notificar a las autoridades el incidente y en ordenar la evacuación del barco, lo que agravó las consecuencias.

El pasado mes de agosto el Costa Concordia también pasó cerca de dicha isla; ningún miembro de la tripulación denunció esta imprudencia, por lo que el suceso se volvió a repetir, esta vez con trágicas consecuencias.

En 1977 sucedió en el aeropuerto de Los Rodeos (Tenerife-Norte en la actualidad) la mayor tragedia de la historia de la aviación civil (583 muertos). Una de las causas del accidente fue que el mecánico de uno de los aviones “no pudo contradecir la decisión del comandante de despegar a pesar de no tener claro si la pista estaba despejada”. A partir de entonces, se decidió que en el tráfico aéreo todos tengan potestad de controlarse y vigilarse con el fin de que no se volviese a repetir algo similar.

En ambos sucesos las decisiones del líder eran prácticamente irrebatibles. Si el líder yerra y no se pueden discutir sus decisiones, lleva el ente que dirige a la debacle. Esta forma de dirigir se conoce como estilo autoritario o autocrático.

costa concordia direccionEn el estilo de dirección (o de liderazgo) autoritario, las órdenes del que manda son incuestionables. Es adecuado para algunas situaciones, principalmente en emergencias. El ejemplo típico es durante una intervención de los bomberos, en la que no resulta oportuno discutir las órdenes del jefe del equipo para no ralentizar la operación; no obstante, después de la acción, sí es conveniente que el equipo analice y debata la participación de cada miembro, incluida la del jefe.

Sin embargo, el estilo autoritario no es el adecuado en la mayoría de situaciones del mundo empresarial, lo ejerza un CEO o un mando intermedio. Imposibilita que los subordinados discutan las decisiones erróneas del jefe y dificulta la circulación ascendente de ideas, impidiendo que se aporten alternativas que eviten o minimicen riesgos y/o reduzcan pérdidas o mejoren resultados. El trabajador es quien mejor conoce su puesto de trabajo y sus necesidades y, si queremos optimizar procesos, debemos preguntarle cómo puede hacer mejor su trabajo, motivándole al mismo tiempo al saberse protagonista. Por el contrario, privarnos de la opinión de los empleados puede hacer errar al jefe y empobrecer las decisiones de la organización.

Hay otros estilos de liderazgo que facilitan la participación del trabajador, como, por ejemplo, el participativo. No se puede afirmar que ninguna forma de liderazgo sea mejor que las demás, sino que depende de múltiples factores como el tipo de tarea o las personas a las que se dirige.

En la consultoria de empresas Confinem, nuestro equipo de consultores del área de recursos humanos le puede ayudar a implantar en su organización el estilo de dirección que más convenga y a realizar el cambio adecuadamente.

¿Hablamos?

Eduardo Colomer

Consultor de Recursos Humanos de Confinem

2 comentarios para “Dirigir adecuadamente evita que su empresa se hunda como el Costa Concordia”

  • maki:

    En mi anterior trabajo me negué a realizar un trabajo por que ponía en peligro mi propia vida y la de mi compañero, el cual también se negó, no teníamos la mínimas medidas de seguridad y teníamos que trabajar subidos a una escalera (6 o 7 metros) montando maquinaria pesada a pulso entre los dos, llamé al responsable y este se negó a facilitarme un andamio o un elevador, así que me marché, si hubiera pasado alguna desgracia seguro que toda la responsabilidad hubiera caído sobre mí y mi jefe hubiera dicho que él me dijo que no lo realizara, pero como me negué ahora estoy en paro. Muchas desgracias son responsabilidad de los dirigentes de empresas que después culpan a suablternos por cumplir sus órdenes y nadie le discute por que las consecuencias pueden ser el despido.

    • Eduardo Colomer:

      El responsable de los accidentes de trabajo es el empresario, salvo imprudencia temeraria del trabajador.

      En el caso concreto que menciona Maki, el empleador ha de proporcionar equipos de prevención que eviten caídas a distinto nivel (a partir de 2 metros de altura), tales como barandillas o arneses.

      Ahora bien, no porque el empresario sea el único responsable recomiendo al trabajador que cometa una imprudencia, pues mientras aquél se arriesga a una pérdida económica, éste pone en peligro su vida.

      Cierto es que el trabajador se expone a que lo despidan improcedentemente si desobedece al empresario, como ocurrió con un piloto de Iberia que se negó a despegar por una avería (www.20minutos.es/noticia/409459/avion/piloto/averia). Este caso supuso un daño a la imagen corporativa de la compañía ante clientes (la empresa no vela por mi seguridad) y trabajadores (basta buscar en foros).

      Sin embargo, en línea con este post, la empresa debe escuchar a sus empleados. Las consecuencias de no escuchar a sus subordinados en materia de prevención para el empresario y para los jefes pueden ser funestas, tal como se expone en el artículo en el caso de Tenerife o del Costa Concordia, tanto en materia de imagen como económicas. Se me ocurren ejemplos que pueden suponer el principio de la desaparición de la compañía, como el accidente de Spanair en Barajas o el de una ETT que fue multada con más de 90 mil euros y la suspensión de su actividad durante un año por un accidente mortal (www.prevencionrsc.uma.es/jurisprudencia.php?id=17).

Deja un comentario

Confinem