Impagos: Las actuaciones más eficaces para cobrarlos

Gestion impagadosTratar de reducir los impagos en una situación económica como la actual, en la que la liquidez escasea al no fluir el crédito, resulta esencial. Una vez que ha vencido el plazo acordado y el deudor no ha pagado, es necesario actuar de forma rápida y eficaz. En este artículo pretendemos exponer cuáles son las actuaciones más eficaces.

En el momento en que hay un impago al empresario se le ofrecen diversas soluciones: 1) No hacer nada y esperar que el deudor “buenamente” pague tras algún recordatorio, cosa nada recomendable pues se corre el riesgo de no cobrar jamás; 2) Intentar cobrar la deuda por uno mismo; 3) Acudir directamente a un abogado para que ejercite las acciones por la vía judicial, tras intentar o no la extrajudicial; 4) Contratar los servicios de una agencia de recobros.

La pequeña y la micro empresa no suelen tener departamento jurídico o personal especializado en la gestión de cobros, no obstante, sí puede realizar por si mismos algunas actuaciones que resulten eficaces, más si se realizan con un asesoramiento jurídico externo adecuado.

  1. 1.     Clases de actuaciones.

Ante un impago podemos realizar tres tipos de actuaciones:

a) Prejudicial. Estas actuaciones estarán destinadas a preparar el procedimiento posterior. Las actuaciones concretas dependerán de cómo se haya documentado la deuda, de si el deudor le es de aplicación la Ley 3/2004 de lucha contra la morosidad o no, etc. Estas circunstancias nos determinarán si es necesario realizar un requerimiento previo o un protesto, qué plazo se tiene para ejercitar la acción judicial (así por ejemplo, si tenemos una letra de cambio la acción contra el endosante prescribe a los 3 años, pero si se trata de un cheque a los 6 meses), etc.

b) Extrajudicial. Este tipo de actuaciones pueden ser de diversos tipos desde la negociación, la conciliación, la medicación, etc. Estas acciones se pueden realizar sin asesoramiento jurídico, aunque siempre será mucho mejor contar con él. Documentar los acuerdos a los que se llegue será esencial.

c) Judicial. Para iniciar esta vía será necesario acudir a un abogado, qué indicará qué procedimientos son los más adecuados en cada situación.

  1. 2.     Recomendaciones.

Desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica, consideramos que la empresa que se enfrente ante un moroso debería realizar, antes de acudir a un abogado para que inicie la vía judicial, las siguientes actuaciones:

a) En primero lugar, una vez llegado la fecha del vencimiento de la deuda, es necesario ponerse en contacto inmediatamente por con el deudor. Este contacto puede realizar de tres formas: – por medio de carta o correo electrónico; – mediante llamada telefónica; o. – en persona.

Si se realiza mediante carta hay que ser muy cauto y escueto, no deben redactarse largos párrafos, simplemente identificar la deuda y la cantidad, manifestando la intención de cobrarla. Si se hace mediante llamada o en persona se tendrá delante la documentación que acredite la deuda.

b) Inmediatamente y simultáneamente se tomarán las acciones necesarias para preparar la vía judicial. Es decir, si es necesario realizar un requerimiento en el que deba quedar constancia del contenido del mismo y con acuse de recibo (requerimiento notarial o burofax), se realizará sin dilación; de igual modo se hará el protesto o la declaración sustitutiva si se tiene un cheque, pagaré o letra de cambio; también cualquier actuación necesaria o que pueda ayudar en el procedimiento judicial.

El requerimiento se realizará de la misma forma que hemos dicho para la carta, siendo cauto, escueto y directo. En el contenido se le conferirá un plazo para que pague. Dicho plazo no debería superar los 15 días, siendo lo aconsejable 7 o 10 días.

c) Desde el primer momento se llevará un control de los plazos de prescripción. La prescripción puede suponer la pérdida del derecho a reclamar la deuda o de las ventajeas que supone un tipo de procedimiento, así que llevar un control sobre el tiempo y los plazos es fundamental.

d) No hay que ser blando, en ningún caso. Si en la comunicación se detectan constantes excusas como táctica dilatoria, para dejar pasar el tiempo, debe cortarse. Si se confiere un plazo tras el cual se pasará la documentación a la asesoría jurídica o se iniciarán acciones legales, cumplirlo. En ambos casos habrá que acudir ya a la asesoría jurídica para iniciar las acciones judiciales pertinentes.

e) Si hay cualquier mínima posibilidad real de llegar a un acuerdo hay que aprovecharla (teniendo cuidado que no sea una táctica para que transcurra el tiempo). Si se alcanza, habrá que documentar el acuerdo, solicitando más garantías e incluyendo cláusulas y aquellas medidas que recomendamos en el artículo sobre cómo reducir los impagos, que no se hayan adoptado con anterioridad.

f) Aunque las cosas parezcan difíciles porque la empresa este en inminente situación de concurso de acreedores, no hay que desanimarse. En las negociaciones hay que tratar de ser creativos, llegando acuerdos que, aunque no supongan pago en dinero, puedan saldar la deuda, como por ejemplo daciones en pago.

g) Antes de iniciar las acciones judiciales, más desde la subida de las tasas judiciales, se puede intentar la mediación que ofrecen algunos organismos o entidades públicas o privadas, como el servicio de mediación que ofrece Cámara de Comercio de Valencia. Se pueden intentar otro tipo de actuaciones extrajudiciales, pero se han demostrado menos efectivas, como la conciliación.

h) Finalmente, si con eso no se llega a ninguna solución, hay que acudir sin dudar a los Juzgados y Tribunales, ejerciendo las acciones oportunas. Aquí, es muy importante no descuidar el seguimiento y el control de los procedimientos judiciales, mediante una comunicación fluida con su abogado.

¿Hablamos?

Oscar Soria Moll

Responsable de área Jurídica Confinem

Un comentario para “Impagos: Las actuaciones más eficaces para cobrarlos”

Deja un comentario

Confinem