La imagen corporativa como un todo capaz de ayudar a la empresa a conseguir sus metas

ComunicaciónEl mundo empresarial es hoy en día tan competitivo y complejo que no sólo basta con ofrecer un producto de calidad, también es necesario utilizar una serie de mecanismos que nos ayuden a posicionarnos en el mercado y a escalar eslabones en la psique de los clientes. Para lograr este objetivo, es necesario crear una buena imagen corporativa.

El éxito de una empresa no radica únicamente en lo que vende u ofrece sino también en lo que de ella se percibe. Así si se logra dar una imagen sólida y competitiva hacia la sociedad, lograremos más fácilmente posicionarnos en el sector y diferenciarnos del resto.

Esta imagen, que toda empresa quiere y necesita transmitir, comienza con la construcción de su marca. Esto significa que no solamente tenemos que ofrecer nuestros productos y servicios en el mercado sino estar constantemente en la mente del cliente haciendo uso de nuestra imagen corporativa.

Porque, a pesar de que para muchas personas, la imagen corporativa se reduzca a un logo, ésta es mucho más. Es una imagen mental que se debe crear en la psique de cualquiera que sea potencial usuario de nuestros servicios. Sobretodo dicha imagen ha de ser atractiva, fácil de recordar y que transmita, además de confianza, todos aquellos valores que queremos queden ligados a nuestra imagen como compañía. Con lo cual, podemos definirla como: el conjunto de significados por los que llegamos a conocer una empresa y a través de la cual las personas la describen, recuerdan y relacionan.

Sin duda, la mejor imagen es aquella que va ligada con los valores y creencias de nuestra organización. Es decir, la que refleja las características de nuestra filosofía y que logra unir lo que hacemos con lo que decimos. Si conseguimos transmitir todo esto, lograremos ser competitivos en un mercado cada vez más global, conseguiremos contar con los mejores profesionales a nuestro servicio, que el cliente sea el que nos busque y que todos los proveedores quieran trabajar con nosotros.

Así, para forjar una buena imagen corporativa debemos plantearnos de antemano una serie de cuestiones que son de vital importancia:

– Saber con qué adjetivos queremos ser percibidos por el público.

– De qué manera vamos a hablar o interactuar con él. Es decir, con mayor o menor informalidad.

– Qué clase de canales de comunicación se van a utilizar para ponerse en contacto con el usuario.

– Con qué tipo de empresas o instituciones queremos que nos relacionen.

– Qué contenidos vamos a producir

– Qué queremos que se espere de nosotros y del producto que ofrecemos.

Por eso y después de todo lo expuesto, se observa la necesidad de que sea un profesional de la comunicación, no un diseñador gráfico, el que guíe tu camino desde un principio y que sea el que te ayuda a expandir tu visión. Eso sí, después de que todos los aspectos de la imagen corporativa estén coherente e inteligentemente definidos, se procederá a diseñar los elementos visuales de dicha imagen, tanto el logotipo como de cualquier otro elemento visual que se vaya a utilizar y vaya a formar parte de campañas o estrategias. Así, desde Confinem, contamos con los mejores profesionales poniendo a tu alcance un servicio integral que consiga situar tu estructura empresarial donde siempre has soñado.

¿Hablamos?

Inma Martí y Marta Garrido

Consultoras de Comunicación de Confinem

Deja un comentario

Confinem