Las píldoras informativas, la nueva manera de comunicar en el siglo XXI

Internet obliga a comunicar con píldoras informativasLos dispositivos móviles, las plataformas de información que han surgido en internet y el modelo de vida actual, que acorta cada vez más los tiempos, han cambiado el modelo de consumir información. Los usuarios actuales demandan novedades y datos con mayor frecuencia, muchas más veces al día de lo que lo hacían, pero una vez los encuentran, pasan menos tiempo consumiéndolos. Ahora ingieren pequeñas píldoras informativas. Por ello, si las empresas quieren que sus mensajes sean realmente escuchados, deben adaptarse a este nuevo modelo comunicativo.

Atrás han quedado aquellos tiempos en los que no recibíamos nuevas informaciones hasta pasar, al menos, sesenta minutos, cuando se emitía un nuevo boletín radiofónico. Hoy en día no es necesario esperan tanto para conocer novedades. Gracias a las tablets, los smartphone o los ordenadores portátiles, los usuarios pueden satisfacer su curiosidad prácticamente al instante. A través de estos dispositivos y con un par de clicks, se puede saber desde la cotización bursátil, hasta las medidas aprobadas en el consejo de ministros o dónde se encuentra el taller más cercano.

Además, para satisfacer la curiosidad informativa, el usuario puede consultar un medio de comunicación –en su versión digital–, una red social –como Facebook o Twitter– o, si lo prefiere, la página web del organismo relacionado con su consulta que, si cuenta con un buen departamento de comunicación, ofrecerá información lo más actualizada posible. Cada vez que el usuario acude a una de estas fuentes consume pequeñas dosis informativas, que asimila de manera rápida.

Estas circunstancias, unidas a la impaciencia que caracteriza a los internautas actuales, quienes no necesitan esperar a llegar a casa para conocer nuevos datos, hacen que las largas parrafadas informativas, las eternas comparecencias ante la prensa o los interminables informes técnicos sean cada vez menos leídos o escuchados.

Así pues, ante esta nueva realidad, ¿qué pueden hacer las organizaciones para ser escuchadas en el torbellino informativo de internet? ¿Las empresas cómo pueden adecuar su mensaje para generar píldoras informativas que capten la atención de los usuarios? Porque, cabe señalar que el desarrollo del www también ha supuesto la presencia en la red de muchas informaciones –aunque muchas de ellas inservibles y desactualizadas– que pueden eclipsar los datos que quiera transmitir nuestra organización.

Por tanto, para diseñar las píldoras informativas que actualmente consumen los usuarios, es decir, informaciones que sean percibidas de una manera efectiva por los cibernatuas y reporten así notoriedad a una empresa, conviene tener en cuenta las siguientes pautas:

1.- Comunicar con la imagen. Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras, pero en el siglo XXI, más. Ver una fotografía requiere mucho menos tiempo que leer un párrafo, y además, transmite muchas más emociones que unas líneas. De ahí, el éxito de redes sociales como Instagram o Pinterest, o la viralidad que adquieren algunas imágenes cuando son compartidas cientos de veces en Facebook.

2.- Concisión. Como hemos dicho, los internautas desean acceder a la información de una manera rápida, si no la encuentran, se marcharán a otro lugar de la red donde encuentren lo que buscan con menos esfuerzo. Por ello, el mensaje que lance una empresa debe ser lo más claro y breve posible. En este sentido, un buen aliado puede ser Twitter, que obliga a reducir el mensaje a 140 caracteres. Hay que olvidarse de esas actualizaciones de tres líneas en adelante si escogemos otras redes sociales, como Facebook.

3.- Actualización constante. Gracias –o por culpa– de internet el ahora ya es ayer. En la red, la información debe ofrecerse lo antes posible, de lo contrario otros competidores informativos nos ganarán la partida. Siempre ha de prevalecer la veracidad, los departamentos de comunicación tienen que ser cautos a la hora de ofrecer datos ciertos y exactos, pero el proceso de verificación de información debe hacerse con la mayor celeridad posible. En estos casos, las redes sociales son un gran aliado, porque se puede acceder a ellas a todas horas y publicar nuevos contenidos con agilidad.

4.- Posibilidad de ampliar la información. Aunque en la actualidad en internet se demanda información corporativa de una manera rápida y de fácil acceso, siempre hay que dejar una puerta abierta para los usuarios que quieran ampliar la información que se ofrece en cada píldora informativa. En este sentido, los enlaces a la web de la organización o los documentos adjuntos pueden favorecer la efectividad del mensaje corporativo.

No obstante, conviene atender a las características de cada negocio para potenciar tanto éstas como otras recomendaciones, que podemos facilitarle en el área de Comunicación de Confinem, con el fin de que los mensajes que lancen las empresas sean lo más efectivos posible en el maremágnum informativo de nuestros días.

¿Hablamos?

Mª José Villalba

Consultor de Comunicación de Confinem

Deja un comentario

Confinem