Los delitos en materia empresarial en la nueva reforma del Código Penal. Los delitos fiscales (I)

Queremos empezar una serie de artículos dedicados a los delitos que están más directamente vinculados con las empresas, los empresarios y el tráfico mercantil. Empezamos esta serie de artículos con los delitos fiscales; todos los delitos contra la Hacienda pública, que se encuentran regulados en el Código Penal (CP) en el Título XIV, del Libro II, juntamente con los delitos contra la Seguridad Social.


En dicho Título se regulan los delitos contra la Hacienda pública, contra seguridad social, la obtención de subvenciones, desgravaciones o ayudas de las Administraciones públicas de manera fraudulenta, el incumplimiento de la llevanza de la contabilidad mercantil, libros o registros fiscales cuando sea exigido por las leyes tributarias.
Centrándonos en los delitos puramente fiscales, éstos se encuentran regulados en el artículo 305 del CP, y la conducta que se sanciona es la defraudación de la Hacienda pública:
– Eludiendo el pago de de tributos, retenciones o ingresos a cuenta.
– La obtención indebida de devoluciones o disfrute de beneficios fiscales de la misma forma.
Además se requiere que las cantidades defraudadas mediante las conductas anteriores superen los 120.000 €, dentro de un período impositivo o de declaración, y si dicho periodo fiscal fuera inferior a un año, dentro de los últimos 12 meses. Si se defrauda a la Hacienda de la Comunidad Europea se incurrirá en delito cuando la cuantía de lo defraudado supere los 50.000 € (art. 306 C.P.).

Delitos cometidos por personas físicas

Las penas que se imponen a las personas físicas que comentan estos delitos son de prisión de uno a cinco años y multas de hasta seis veces la cantidad defraudada de la citada cuantía. Y se impondrán en su mitad superior, es decir, pena de tres a cinco años cuando:
– Se utilicen persona o personas interpuestas de manera que quede oculta la identidad del verdadero obligado tributario.
– Por la especial trasc endencia y gravedad de la defraudación atendiendo al importe de lo defraudado o a la existencia de una estructura organizativa que afecte o puede afectar a una pluralidad de obligados tributarios.
Delitos cometidos por personas jurídicas



Si el delito lo comete una persona jurídica las penas serán de dos a cuatro veces de la cantidad defraudada o indebidamente obtenida, si el delito cometido por la persona física tiene prevista una pena de prisión de más de dos años.
Actividades exentas de responsabilidad penal

Las actividades descritas estarán exentas de responsabilidad penal si el obligado tributario regulariza su situación antes que:
– Se le haya notificado por la Administración tributaria la iniciación de actuaciones de comprobación tendentes a la determinación de las deudas tributarias objeto de regularización;
– De que el Ministerio Fiscal, el Abogado del Estado o el representante procesal de la Administración autonómica, foral o local de que se trate, interponga querella o denuncia contra aquél dirigida;
– Cuando el Ministerio Fiscal o el Juez de Instrucción realicen actuaciones que le permitan tener conocimiento formal de la iniciación de diligencias.
Desde Confinem, nuestros expertos fiscales y nuestros abogados le aconsejarán para que no pueda verse envuelto en este tipo de situaciones, o si con anterioridad a nuestro trabajo ya se había incurrido en estas conductas, realizaremos las actuaciones tendentes a corregir la situación para que no llegue a estar imputado por estos delitos.
En todo caso, si ya tuviera abierto un procedimiento penal por delitos contra Hacienda pública le garantizamos la mejor defensa posible ante los Juzgados y Tribunales por parte de nuestros letrados expertos en Derecho penal.

¿Hablamos?

Oscar Soria Moll

Responsable del área jurídica Confinem

Deja un comentario

Confinem