Marketing de Guerrilla para la supervivencia de las pymes

Marketing de guerrillaEn la actualidad, la publicidad tradicional y los grandes medios pueden resultar inalcanzables para muchas pymes, no obstante la aparición de nuevas técnicas para generar notoriedad o presencia en el mercado, enfocadas a marcas más emergentes, ha provocado una especie de revolución. El marketing de guerrilla es una de esas nuevas disciplinas de gestión que con mucha creatividad y un presupuesto ajustado pueden marcar la diferencia entre una marca desconocida y una muy exitosa, poniendo en marcha estrategias integrales que incluyen la comunicación, la distribución, la innovación de producto y nuevas estrategias de precio.

 Estamos viviendo una especie de “democratización” de los medios de comunicación y sus formas de difundir los mensajes comerciales, esto no ha sido voluntario, ha sido producto de la presión creativa e innovadora de las marcas emergentes que han enfocado sus esfuerzos en ganar espacios no conquistados por los gigantes de la comunicación, creando nuevos canales, códigos y mensajes muchos más cercanos al cliente.

 La saturación de la publicidad “tradicional” ha generado una desconexión del cliente con el mensaje que hasta ahora venía recibiendo, donde él no podía participar, tampoco era escuchado ni aun así,  sentía que podía tener beneficios directos. Ahora bien, con las herramientas BTL (Bellow the line), como se le llama a todos los esfuerzos comunicativos no tradicionales o “bajo la línea”, comenzó la aparición de formas más creativas y participativas, que cumplían con la primera norma: romper con la rutina del cliente y enfrentarle a una nueva experiencia comunicativa.

 El marketing de guerrilla, aunque su nombre pueda espantar a los más sensibles, solo se trata de una técnica moderna e innovadora que pretende generar una reacción inmediata y espontanea en el cliente, incluir a este en un efecto comunicativo palpable, en el que este pueda sentirse influido instantáneamente por el mensaje que se está pretendiendo comunicar.

 Esta técnica busca impactar en el cliente, con manifestaciones innovadoras, planificadas con mucho ingenio y organizadas para “atacar” de forma personalizada al cliente, por ello, esta técnica se alimenta de un nivel profundo de conocimiento del cliente y de una planificación estratégica óptima.

 En este marco de ideas, la “guerrilla” generalmente se da en la calle, las acciones organizadas bajo esta técnica suelen ser en espacios abiertos y donde dicho esfuerzo pueda ser apreciado por el cliente permitiéndole participar activamente en él. Lo ideal es que luego de esta experiencia el cliente sea capaz de conocer la marca, recomendarla y “viralice” las acciones de nuestra “guerrilla”.

 Es imprescindible para la organización de actividades del marketing de guerrilla una gran creatividad, y no necesariamente mucho dinero, siempre el ingenio supera al presupuesto más ajustado. Contar en estos casos con la asesoría de servicios de marketing especializados resulta fundamental para las pymes.

 También para ello necesitamos como mínimo unos pasos básicos, enumerados aquí:

– Creatividad e ingenio: Es vital, y no casual, que este tipo de estrategias se planifiquen y organicen con el mayor nivel creativo posible, debe ser de alto impacto, capaces de generar en el cliente una reacción tal, que le pueda convertir en más que un usuario, en un prescriptor de nuestra marca.

 – Objetivos:  Se deben plantear los objetivos de estas acciones, hay que tener claro ¿Que se quiere lograr? ¿Cuánto se quiere lograr? y ¿Para que lo vamos a lograr? Es necesario esto, para no perder el foco y encaminar de la mejor manera las estrategias.

 – Conocer al cliente: Hay que tener claro a quién nos dirigimos. Se debe conocer a profundidad que tipo de clientes tenemos, saber si nuestros esfuerzos van a ser interesante para ellos, y si de alguna manera podemos generar en ellos algún impacto.

 – Planificar la estrategia: Cuidadosamente se debe crear el concepto de la “guerrilla” que vamos a poner en marcha, darle un concepto, y generar estrategias acordes con los objetivos, con nuestros cliente, así lograremos llevar a cabo acciones más adecuadas que nos podrán garantizar una campaña exitosa.

 – Medición de resultados y seguimiento: No hay un esfuerzo comunicativo eficiente si no se miden sus resultados. La información que podemos obtener de esta manera es valiosa para conocer los alcances de nuestra estrategia, así como también los errores cometidos y los posibles enfoques en caso de que pensemos generar un nuevo esfuerzo a futuro.

La idea del marketing de guerrilla es generar repercusión, notoriedad, y provocar en el cliente reacciones que desemboquen en un mayor vínculo de este con la marca. Se busca trascender a la publicidad tradicional, utilizando técnicas impactantes y muy creativas incluidas intencionalmente en la cotidianidad del cliente, logrando así, que este pueda ser el mejor embajador de nuestra marca.

Si está pensando en implantar esta técnica, no dude en consultar a los profesionales de la consultoría de empresas Confinem.

 ¿Hablamos?

Juan Carlos Fernández

Consultor  de Marketing y Comercial de Confinem

Deja un comentario

Confinem