¿Necesita un comercial: contrato de agencia o contrato laboral?

ComercialA la hora de contratar a un comercial, muchas pymes no tienen claro qué diferencias hay entre un contrato de agencia mercantil y uno laboral, más allá de la consideración de autónomo o empleado de dicho comercial. Pero a menudo surgen conflictos sobre la consideración del contrato más allá de cómo consideren las partes la relación. Es por ello que en este artículo nos proponemos establecer las diferencias, así como las ventajas y desventajas de cada una de los mismos.

¿Diferencias entre el contrato de agencia y el de representante de comercio laboral?

Las diferencias entre un contrato de agencia y uno de representante de comercio, sometido a relación laboral, no es tan fácil como en principio pueda parecer. Así, intuitivamente lo que pensamos es en ver el contrato firmado por las partes, si el contrato es entre una pyme y un autónomo y las partes lo han considerado mercantil, será un contrato de agencia; en cambio, si las partes han firmado un contrato  laboral y se ha dado de alta en la seguridad social, entonces tenemos una relación laboral. Pero no son pocas las veces las que los tribunales o, incluso, la inspección de trabajo, ante un contrato de agencia, mercantil, acaban señalando que se trata de una relación laboral. ¿Por qué?

No es suficiente la consideración que las partes den al contrato, hay que ver si se dan los elementos esenciales de una u otra relación. La jurisprudencia en este tipo de contratos ha señalado que lo esencial es si hay una relación de dependencia o no. Y esta relación de dependencia no se deriva del contrato, en el que obviamente en el caso de contrato de agencia se dirá que el agente actúa independientemente. Se deriva de los hechos, de la relación que efectivamente exista entre las partes. Ella se deduce de diferentes hechos, tales como:

– Si el agente trabaja solo para una empresa o para varias. El hecho de que trabaje para una sola no es determinante, pero sí realiza su trabajo para varias obviamente sí se deduce que actúa por su cuenta.

– Si desde la pyme se organiza, supervisa y da las órdenes en el trabajo o en cambio es el comercial quien lo organiza todo. Si desde la pyme se le impone un horario, rutas, se lleva un control del trabajo, etc., se presumirá que la relación es laboral.

– Si los medios los pone la pyme o el comercial. Si los vehículos los paga la pyme, llevando rótulos de la misma, etc.; si los catálogos, material promocional, etc., son proporcionados por el empresario; si gastos de viaje son a cargo del pyme; etc. En estas circunstancias también se presumirá que es laboral.

– En no pocas ocasiones es la propia pyme la que realiza los trámites ante la seguridad social y/o hacienda, le da de alta como autónomo, le da en la agencia tributaria, le liquida los impuestos, incluso llega a confeccionar la factura por el trabajador. En este caso está claro que la relación es laboral.

Es importante tener eso en cuenta, porque desde hace un tiempo han proliferado los contratos laborales camuflados como contratos mercantiles, y ellos puede acarrear graves sanciones para la pyme, sobre todo en el ámbito de la seguridad social.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene un tipo de contrato u otro para la pyme?

Las ventajas de un contrato de agencia, mercantil, frente a un contrato de representante de comercio laboral, son básicamente:

– No deben pagar el IRPF del trabajador al tratarse de una empresa.

– Tampoco pagan su Seguridad social.

– Además se eximen de ciertas obligaciones como las bajas laborales, vacaciones, finiquitos o indemnizaciones por finalización de contrato, propias de los contratos laborales.

– Los medios necesarios para desarrollar el trabajo deben ser por cuenta del agente.

 Sin embargo, tiene algunas desventajas, tales como:

 – La pyme pierde la organización y control del trabajo del agente.

– La cartera de clientes pertenece al agente y no a la pyme.

– La pyme no controla los datos, la información y la documentación.

Por todo ello, a menudo se recurre al uso fraudulento de los contratos de agencia, para poder disponer de las ventajas las dos modalidades de contratación. Pero como hemos visto, se corre el riesgo de que, si usa fraudulentamente el contrato de agencia, se acabe considerando una relación laboral.

 Desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica, y en coordinación con el departamento de asesoría laboral, le asesoramos sobre la conveniencia de un contrato de agencia, mercantil, o uno de representación comercial, laboral, de acuerdo con sus necesidades de su empresa.

¿Hablamos?

Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

2 comentarios para “¿Necesita un comercial: contrato de agencia o contrato laboral?”

  • Vicente Serra Llabres:

    Me gustaria saber si los dos contratos son compatibles, es decir, haber firmado un contrato mercantil y posteriormente y al cabo de cuatro años, haber firmado un contrato laboral con la misma pyme.

    ¿¿¿Tendrán validez los dos, o uno anula al otro, salvo que se haga constancia expresa en el laboral, en el apartado de cláusulas adicionales, de la validez del mercantil. Gracias.

    • Vicente, como se explica en el artículo, los contratos son excluyentes, esto es, o se está ante una situación que puede ser calificada de laboral o de mercantil, con independencia de lo que diga el contrato. Para poder atender mejor a su consulta, tendríamos que estudiar el caso concreto, ver la documentación, ver si se reúnen las características de uno u otro contrato, etc. Si desea que realicemos un estudio sobre un caso concreto se puede poner en contacto con nosotros a través del siguiente email: confinem@confinem.es
      Gracias por su consulta, un saludo.

Deja un comentario

Confinem