Perspectivas de la economía de España 2014-2015. Febrero de 2014

Predicciones de la evolución de la economía española en 2014Tras el crecimiento económico de los dos últimos trimestres de 2013, aumentan las expectativas de mejora continuada de la economía de España. Se estima que la economía española crecerá en 2014 y 2015 gracias al aumento del consumo de los hogares, a la inversión en bienes de equipo y a las exportaciones. En este entorno de actividad económica, se prevé que el mercado laboral mejore y la evolución del empleo abandone la senda de la destrucción, para empezar a crecer levemente en 2015.

De igual manera que hicimos en años anteriores, vamos a exponer las previsiones que tienen el Gobierno, los organismos internacionales e instituciones financieras de la económica de España para este 2014.

1. Actividad económica: Producto interior bruto (PIB)

El PIB registró un pequeño crecimiento del 0,1% en el tercer trimestre de 2013 respecto al trimestre anterior. Esto supone la salida técnica de la recesión, desde que en el cuarto trimestre de 2011 España entró en el segundo proceso de recesión económica desde el comienzo de la crisis. En el cuarto trimestre la economía continuó creciendo, registrando un incremento del 0,3% respecto al tercer trimestre, según la estimación del avance del PIB trimestral del Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero en el conjunto del año 2013, el PIB cayó un 1,2% respecto a 2012.

Las últimas previsiones indican que el PIB crecerá en 2014 entre el 0,6% y el 1,0%, gracias al aumento del consumo de los hogares, de la inversión en bienes de equipo y de las exportaciones. Además, la importante contribución negativa que el sector de la construcción está haciendo en el crecimiento económico, será cada vez menor. En el 2015 se estima un crecimiento entre el 0,8% y el 1,7%.

(Para acceder a tablas y gráficos pinche aquí)

1.1. La demanda nacional

Se estima que la caída de la demanda nacional en 2013 tendrá una contribución negativa del -3% en el PIB. Para el 2014 se prevé una mejora paulatina de la demanda nacional, que llegará a tener una leve contribución positiva en el PIB, y aumentará su contribución en 2015.

– La continua reducción de los recursos económicos de los hogares ha provocado, desde comienzos de 2011, una constante caída del consumo y de la inversión. El consumo y la inversión de los hogares se ven limitados, fundamentalmente, por la elevada tasa de desempleo, la reducción de la remuneración de los empleados, el aumento de los impuestos sobre la renta, el incremento de la inflación, las restricciones crediticias y el proceso de reducción del endeudamiento de las familias.

Para el 2014 se prevé un leve crecimiento del consumo de los hogares, entre el 0,1% y el 0,9%, y en 2015 entre el 0,9% y el 1,3%. Este cambio de tendencia se basa en una tenue mejoría del mercado laboral, pues se estima que se dejará de destruir empleo e incluso que habrá una pequeña creación neta de puestos de trabajo, unas presiones inflacionistas muy débiles y bajarán los intereses, lo cual ayudará a reducir el impacto del endeudamiento de las familias.

– Los datos de la Contabilidad Nacional del tercer trimestre revelan que las administraciones públicas han frenado el proceso de ajuste fiscal, lo que ha permitido un comportamiento de la economía española en 2013 mejor de lo esperado. Los esfuerzos para reducir el déficit en 2013 han sido nulos, puesto que se estima que cierre el año en torno al 6,8% del PIB, igual que en el año 2012 y 0,5 puntos porcentuales por encima del objetivo del 6,5% del PIB. Según el Ministerio de Hacienda, el desajuste hasta noviembre se debe principalmente a los intereses y a las mayores transferencias a la Seguridad Social.

El consumo público, aunque seguirá contrayéndose en 2014, frenará el ritmo de descenso porque se prevé que las administraciones públicas continúen con la relajación en la aplicación de los planes de ajuste fiscal, lo que contribuirá a un mejor comportamiento de la actividad económica.

El déficit público previsto para 2014 se mantendrá por encima del objetivo marcado por el Gobierno, del 5,8% del PIB.

– La inversión en construcción residencial se estima que se ha contraído en 2013 un 8,4%, lo que supone un comportamiento parecido al de 2012, cuando cayó un 8,7%. Por tanto, España acumula seis años consecutivos de caída en las viviendas residenciales de nueva construcción. El fin de la deducción por compra de vivienda y la subida del IVA que grava la compra de vivienda nueva (del 4% al 10%) no está ayudando a la recuperación del sector inmobiliario.

Se estima que la actividad constructora continuará reduciéndose, aunque hasta tasas inferiores a las de los últimos años. Los expertos de este sector creen que el ajuste todavía no ha concluido y algunos, como la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor’s (S&P), pronostican que al mercado español le queda más ajuste y que el precio de los inmuebles caerá un 5% en 2014.

Por su parte, la sociedad de tasación inmobiliaria Tinsa ha calculado que el precio de la vivienda ha acumulado una caída del 39,4% desde los máximos registrados en los años del boom, un descenso que se va a moderar en los próximos meses. A su vez, Tinsa estima que el stock de viviendas en España, a principio de 2014, se sitúa en unas 400.000. Este excedente inmobiliario podría llegar a desaparecer a lo largo del segundo semestre de 2017, siempre que las previsiones económicas se cumplan. Según las previsiones de Tinsa, se espera que el inicio de nuevas viviendas se reactive durante el segundo semestre de 2015.

– La mayor parte de los ajustes del déficit público se siguen concentrando en la inversión en construcción no residencial, y se estima que el 2013 finalice con una caída del déficit público en torno al 12% respecto al 2012.

Se prevé que la inversión en construcción no residencial continuará cayendo en 2014, pero con menor intensidad. En 2015 comenzará a observarse un leve crecimiento.

– La inversión en bienes de equipo, que lleva tres trimestres sucesivos manteniendo un modesto crecimiento, se prevé que seguirá esta tendencia en 2014 y llegará a crecer entre el 1,6% y el 5,6%. La estimación de crecimiento se basa en las necesidades de reposición, el aumento de capacidad productiva en el sector exportador, la reducción de la deuda de las empresas y la mejora de los beneficios. En cambio, la disponibilidad de crédito va a seguir siendo limitada, aunque en menor medida que en 2013.

1.2. La demanda externa

El saldo neto de comercio exterior, motor de la economía española, reducirá su aportación positiva al crecimiento económico en 2014 y 2015, por la estimación de un mayor aumento de las importaciones respecto a las exportaciones.

– Las exportaciones tendrán, tanto para el 2014 como para el 2015, un comportamiento similar al de 2013. Se prevé que finalice el año con un incremento en torno al 5,3%.

– En el 2014 y 2015, las importaciones crecerán debido a la recuperación del consumo y de la inversión en bienes de equipo, lo que nos llevará a aumentar el saldo neto exterior de España y, con ello, a reducir su aportación positiva al crecimiento de la economía.

2. Empleo y paro

Se prevé un cambio de tendencia del mercado laboral. La evolución del empleo en 2014 dejará la senda de la destrucción, porque se estima un crecimiento nulo respecto al 2013. La tasa de paro media anual se situará en torno al 25,5% en 2014 y del 24,5% en 2015.

(Para acceder a tablas y gráficos pinche aquí)

3. Precios

El año 2013, la inflación media anual del IPC se situó en el 1,4%. Hay que destacar el mayor ritmo de crecimiento de los precios de la enseñanza (8,1%), la medicina (6,9%) y las bebidas alcohólicas y el tabaco (6,1%). Los precios de las comunicaciones se redujeron un 4,2%.

Las previsiones sitúan la inflación anual del IPC para 2014 en el 1,0% y para el 2015 en el 1,5%.

(Para acceder a tablas y gráficos pinche aquí)

¿Hablamos?

Santiago Moreno

Director general de Confinem

Un comentario para “Perspectivas de la economía de España 2014-2015. Febrero de 2014”

Deja un comentario

Confinem