Previsión de la economía Española. Abril de 2012

perspectivas economicas espanaLa última perspectiva del Fondo Monetario Internacional empeora la situación económica de España para 2012 pero mejora la del 2013. Las razones de la reducción del crecimiento son el severo ajuste del déficit público que deben realizar las administraciones públicas y el saneamiento de las entidades financieras.

 

1. Actividad económica: Producto interior bruto (PIB)

El último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) del 16/04/2012, empeora en una décima la proyección del crecimiento económico de 2012 realizada en enero, situando la caída del PIB en -1,8%. Para 2013 el FMI ha pasado de estimar un segundo año recesivo (-0,3%) a prever una leve recuperación del 0,1%, lo que supone una mejoría de cuatro décimas.

En el análisis de dicho informe descubrimos que en la carrera de los países de la zona euro por conseguir el nivel de actividad de 2008 (último año de crecimiento antes de la crisis) existen tres grupos que marchan a velocidades muy diferentes entre ellos. En el primer grupo, los más veloces, los que ya han recuperado o van a recuperar este año el nivel de actividad, se encuentra Alemania, Francia, República Eslovaca, Austria, Bélgica y Malta. En el segundo grupo, los de velocidad más lenta, los que recuperarán el nivel de actividad sobre el año 2014, se sitúa Irlanda, Finlandia, Países Bajos, Estonia, Chipre y Luxemburgo. El último grupo, los de baja velocidad, los que recuperarán el nivel de actividad en 2017 o posteriormente, hallamos a España, Italia, Grecía, Portugal y Eslovenia.

Según el informe de la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS) de 20/04/2012, el PIB decrecerá el -1,7%, proyección coincidente con la del Gobierno, pero prolonga el periodo recesivo hasta 2013, donde estima que la actividad económica caerá hasta el -1,5%.

Las causas del deterioro de la actividad económica son el austero ajuste del déficit público que están realizando las administraciones públicas, el saneamiento de las entidades financieras, el desapalancamiento de los agentes privados, el ajuste del mercado inmobiliario y la crisis de la deuda. Todo ello fomenta una creciente desconfianza e incertidumbre de los inversores internacionales hacia la economía española, empeorando la dificultad para conseguir financiación (consulte las tablas y gráficos de la  perspectiva economica España).

1.1. La demanda nacional

La demanda nacional contribuirá negativamente al crecimiento económico, tanto por la considerable contracción del consumo de los hogares, como por los severos ajustes del sector público y la caída de la inversión en construcción y bienes de equipo.

1.2. La demanda externa

Se proyecta una favorable evolución de las exportaciones netas, aunque se moderará el ritmo de crecimiento, contribuyendo así a frenar la caída del PIB.

2. Empleo y paro

El informe del FMI del 16/04/2012, estima una destrucción de empleo para el 2012 que, junto con el aumento moderado de la población, situará la tasa de paro en el 24% de la población activa a lo largo de 2012 y 2013. En los sucesivos años la tasa de paro disminuirá lentamente hasta alcanzar el 19% en 2017, y para llegar a los niveles del 2008 se tardarán entre cuatro y cinco años más (consulte las tablas y gráficos de la  perspectiva economica España).

El informe de la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS) de 20/04/2012, prevé una situación peor para 2013, situando la tasa de paro en el 26,3%.

3. Precios

El informe del FMI del 16/04/2012, predice una gradual desaceleración de la inflación en 2012 y 2013 hasta llegar al 1,6%, y estabilizándose en este valor hasta el 2017 (consulte las tablas y gráficos de la  perspectiva economica España).

4. Condiciones financieras

Se prevé que las restrictivas condiciones financieras continúen por la falta de liquidez en el mercado, el aumento de los tipos de interés del crédito bancario, las garantías exigidas y la reducción del plazo de los vencimientos.

Pinche para acceder a la  tabla de datos y gráficos de las magnitudes macroeconómicas

También puede consultar las perspectivas de la economía de España del mes de enero de 2012.

¿Hablamos?

Santiago Moreno

Director General. Confinem

3 comentarios para “Previsión de la economía Española. Abril de 2012”

  • Miguel:

    Para solucionar la crisis económica española:
    Cohabitando en España dos monedas a la vez “El euro y la peseta” (cambio fijo una peseta = un euro), la peseta para uso doméstico e interno.
    El gobierno debe poner en práctica un programa muy general y temporal de inversión pública reactivador de la economía interna, financiado con la máquina de hacer billetes (el Banco de España tiene que emitir moneda interna, la peseta con equivalencia igual a un euro).
    Esto produciría un incremento de la inflación que sería positivo para países que están en recesión económica como España, si se hace de forma puntual, y en un periodo de tiempo relativamente corto (meses), es decir, a mayor fluidez económica mayor demanda, pero también en casos de recesión, este aumento de fluidez económica produciría un aumento de oferta procedente de nuevos autónomos, que ajustaría los precios y disminuiría la inflación (el precio es consecuencia de la oferta y demanda).
    Como se ha querido decir anteriormente estas pesetas de uso interno producirían un incremento de la masa monetaria en movimiento y por ende un aumento de demanda interna de productos básicos, y a su vez un reflote de la oferta de los productos procedentes de las pequeñas y medianas empresas (las mayores generadoras de empleo), y de autónomos.
    ¿Cómo se debe hacer?
    Un ejemplo claro, si el sueldo de todos los empleados públicos (funcionarios, profesores, médicos, policías, curas, etc.…etc.) se pagase un 30% en pesetas (una peseta = un euro), disminuiríamos las subastas en euros de deuda pública o bonos para pagar estos sueldos y el Estado no tendría que devolver intereses.
    Igualmente se puede hacer con pequeñas inversiones, en pesetas, efectuadas por ayuntamientos y comunidades autónomas, para dar fluidez monetaria y estímulos de la oferta y de la demanda. Incluso se podría inyectar capital, en pesetas, a los bancos que lo necesiten (Bankia por ejemplo) sin necesidad de pedir ayuda especulativa a otros organismos europeos. Todo ello sin coste alguno para el Estado.
    Cuando España este sin recesión y con crecimiento económico sostenible se suspende la emisión de pesetas y se cambian progresivamente por euros.

    Esta idea que parece novedosa, no lo es tanto, puesto que muchos países de forma similar, la están llevando a buen puerto.
    Fijémonos en países que tienen gran crecimiento económico (China, India, países latinoamericanos, etc.) que habitualmente disponen de dos monedas, el dólar y la moneda de su país, claro está, algunos de ellos no con mucho acierto no son capaces de controlar la inflación, pero el crecimiento y la perspectiva de futuro económica positiva son reales.
    Tenemos casos como Dinamarca o Suecia que oficialmente no están en el euro, pero tienen un cambio casi estable con él, luego es lo mismo que tener el euro como moneda, con la ventaja de que su moneda oficial, en caso de crisis, se puede emitir, revalorizar o devaluar dependiendo de las necesidades del país en cada momento.
    Irlanda admite la libra irlandesa antigua para comprar productos domésticos. Caso similar, leí en la prensa, en España hay un pueblo que se han inventado una moneda que les sirve para poder hacer el trueque de productos entre ellos, con el fin de aumentar la fluidez monetaria.

    • En primer lugar agradezco el comentario realizado así como la preocupación y ocupación que manifiestas por la aguda crisis que estamos padeciendo. En segundo lugar te pido disculpas por haber tardado en contestar, pero no ha sido posible hacerlo con anterioridad.
      La solución que propones es imposible por ser miembros de la UEM, lo que conlleva asumir las restricciones que impone la pertenencia a una unión monetaria, en contrapartida de los beneficios que la misma reporta.
      La incorporación de España a la UEM en 1999 contenía desde el aspecto que contempla en su comentario dos elementos fundamentales: en primer lugar, nos integrábamos en una unión con una sola moneda y con libertad completa de movimientos de capital, lo que facilitaba financiar nuestras necesidades de inversión con recursos (ahorros) de otros países, ya que el euro proporcionaba confianza en la economía española al eliminar la posibilidad de devaluación. En segundo lugar, la pertenencia a la UEM eliminaba la posibilidad de corregir periódicamente la posición competitiva de nuestro país mediante el recurso a las devaluaciones. Por tanto, no se podía contar con el instrumento del tipo de cambio para mejorar rápidamente la competitividad de la producción nacional, corregir el déficit exterior e impulsar la actividad sobre la base de las exportaciones. La ausencia de ese instrumento para corregir los posibles desequilibrios mencionados requiere de una política fiscal más restrictiva y una mayor liberalización del mercado de factores y productos, es decir, mayor flexibilidad de los mecanismos de determinación de costes y precios.
      Una política fiscal más restrictiva y una mayor liberalización de los mercados de bienes y factores habrían ayudado a afrontar la crisis: en primer lugar, porque habrían reducido las presiones de la demanda nacional, conduciendo a unos saldos de comercio exterior más equilibrados, con menores incrementos de precios y salarios, y una trayectoria más favorable de la competitividad; en segundo lugar, porque el margen de actuación de la política fiscal habría sido mayor y la flexibilidad de los mercados habría permitido reaccionar mejor, con un mayor ajuste vía precios en vez de a través de cantidades, como el que estamos viviendo.
      La necesidad de financiación de la economía española alcanzó en el 2007 un nivel excesivo, consiguiendo un déficit exterior del 9,57% del PIB, consecuencia del auge inmobiliario y del fuerte aumento del endeudamiento de empresas y familias. Al mismo tiempo, la demanda nacional llegó a representar casi el 107% del PIB, lo que significaba que la demanda exterior neta realizaba una aportación negativa al crecimiento y la aparición de tensiones internas de precios muy significativas. En una unión monetaria el ajuste de estos desequilibrios vienen a través del mecanismo de la competitividad, según el cual los países que tienen mayor inflación acusarán pérdidas de competitividad que llevarán a reducir las exportaciones e incrementar las importaciones. Esta situación llevaría a un retroceso de la demanda dando lugar a una presión a la baja de precios y salarios, lo que induciría a la depreciación del tipo de cambio efectivo real, restaurando la competitividad perdida. La eficacia de este mecanismo depende del grado de flexibilidad de los sistemas de fijación de costes y precios, que en España era bastante limitado.
      Suponiendo una situación ficticia en que la UEM permitiese cohabitar el euro y la peseta, paso a comentar las siguientes dificultades a su propuesta:
      • Dificultad de determinar los porcentajes a pagar y cobrar en pesetas y en euros, por ejemplo en lo impuestos, en el precio de bienes y servicios dentro de España, en los salarios de los funcionarios, en las pensiones y las prestaciones de desempleo…
      • Los inversores no residentes tendrían derecho a cobrar los dividendos e intereses, recuperar sus inversiones y pagar los impuestos en euros.
      • Sería necesaria la intervención de las CC.AA, porque el Gobierno central no puede llevarla a cabo.
      • Obstáculos por resistencias institucionales, dificultades legales y de los intereses de algunas grandes compañías.
      • Coste de implementación y posterior eliminación del mecanismo propuesto.
      • Posible reacción adversa de los mercados financieros.
      Espero haber contestado así tu comentario y te agradezco el interés mostrado.

  • […] después de cuatro largos años de crisis con su esfuerzo, sacrificio y sufrimiento, las últimas perspectivas económicas nos anuncian que aún no hemos tacado fondo y que la recuperación, cuando llegue, será muy lenta. […]

Deja un comentario

Confinem