¿Puede imponerse a los socios la prohibición de competencia?

Prohibición de competenciaEn las pymes y en las microempresas suele suceder que los socios sean trabajadores de la sociedad también. Ello puede llevar a que tengan acceso al know-how, a información sensible, a clientes, a proveedores, etc. No es infrecuente que estos socios, con toda esta información, quieran establecer otra empresa, con el mismo objeto social, aprovechándose de las ventajas de la empresa primera, y a espaldas de la sociedad y de los otros socios. ¿Es posible prohibir que los socios realicen actividades que supongan competencia con la sociedad?

¿Hay una prohibición legal de no competencia?

En primer lugar hay que señalar que no existe una prohibición de competencia respecto de los socios. Al contrario, si algo se puede fundamentar  es que el socio no tiene limitación alguna para establecer otras empresas, ello se fundamentaría en la libertad de empresa que establece la Constitución Española.

Solamente tiene prohibida la competencia con la sociedad los administradores de las sociedades de responsabilidad limitada (SL) – en las sociedades anónimas (SA) no se contempla restricción alguna- salvo que se adopte un acuerdo en sentido contrario. Luego, aquellos socios de una SL que ejerzan el cargo de administradores de la sociedad, o estén en sus órganos de administración, sí tienen una prohibición de no realizar actos que supongan competencia con la sociedad.

Los administradores de sociedades de responsabilidad limitada, la mayoría de pymes y microempresas, que incurran en competencia con la sociedad, siempre que no se les haya permitido, pueden incurrir en responsabilidad por no desempeñar el cargo con lealtad, con obligación de indemnizar a la sociedad por los daños causados. Además, si son socios pueden ser separados de la sociedad.

¿Se puede pactar por los socios la prohibición de competencia?

No hay ningún problema para que los socios puedan pactar la prohibición de competencia con la sociedad. Ello porque existe la libertad de pactos y autonomía de la voluntad. Ahora bien, la pregunta fundamental es qué formula ha de utilizarse: ¿Inclusión en los estatutos o mediante pactos parasociales?

Si se pretende su inscripción el Registro Mercantil, de acuerdo con la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN), se debe incluir en los Estatutos y además:

– Se debe realizar como una prestación accesoria, puesto que afecta a la estructura y funcionamiento de la sociedad.

– Así, vincula a los socios, presentes y futuros, a la sociedad y son oponibles a terceros mediante la publicidad registral.

– Además, se debe especificar, si como prestación accesoria, si el socio que cumpla la obligación obtendrá o no alguna retribución.

La DGRN ha señalado que si se realizara mediante pactos parasociales dicha cláusula no podría ser inscrita en el Registro Mercantil, por su propia naturaleza extrasocietaria o extracorporativa, y, por tanto, no afectaría a socios futuros, no serían oponibles frente a terceros, etc.

Una vez establecida la prohibición de competencia, las consecuencias de su incumplimiento pueden llevar a que se ejercite el derecho de exclusión contra el socio que realice actos de competencia. Además se puede establecer la obligación de indemnizar por daños y perjuicios u otras cláusulas penales, como la pérdida del derecho a percibir dividendos, etc.

Si no hay pacto de prohibición de competencia: ¿Existe algún otro límite legal?

En la entradilla hemos señalado que en las pymes y microempresas los socios pueden ser trabajadores de la sociedad a su vez, y ello les puede llevar a tener información sensible, know-how, aprovecharse de clientes o proveedores, etc., para realizar actos de competencia a espaldas de la sociedad y del resto de socios. Si ello se hiciera así, se podrían iniciar contra dicho socio las acciones legales que les confiera la Ley de Competencia Desleal, y que vimos ya en el correspondiente artículo. En concreto las conductas desleales podrían ser: actos de confusión, de imitación, explotación de reputación ajena, violación de secretos, etc.

Por tanto, si el socio no es administrador y no hay un pacto que expresamente prohíba la competencia, sí podría realizar por su cuenta actos que supongan competencia, o ser socio de otra pyme o microempresa que tenga el mismo objeto social, ahora bien, debe cuidarse de no realizar actos de competencia desleal.

Si su pyme se encuentra en alguna de las causas legales de disolución, desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica, le ofrecemos el mejor asesoramiento para qué su pyme y los socios puedan realizar los pactos que más le convengan en cada caso relativos a los actos de competencia de los socios con la sociedad.

¿Hablamos?

Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

Deja un comentario

Confinem