¿Qué aspectos hay que tener en cuenta en un contrato internacional?

Contrato internacionalMientras no se recupere el consumo interior en España, una de las mejores salidas que puede tener una pyme, es la exportación de sus productos. Pero vender en el exterior tiene ciertos riesgos e incertidumbres, por ello los contratos internacionales tienen determinadas particularidades, que estudiamos seguidamente.

 Los contratos entre empresas de diferentes países conllevan más incertidumbres y riesgos que un contrato entre empresas del mismo país. Es importante identificar dichas incertidumbres y riesgos y tratar de minimizarlos en el contrato. Para ello, habrá que tener en cuenta el sector dónde la empresa realice su actividad, el producto de que se trate y los usos y prácticas mercantiles. No obstante, hay aspectos fundamentales que siempre deben ser tenidos en cuenta en las siguientes fases: fases de negociaciones y de contrato.

 Fase de negociación.

En la fase de negociación, antes de la firma del contrato, se pueden producir determinados documentos con obligaciones vinculantes para las partes en caso de cerrarse la operación. Los principales documentos aquí son: las cartas de intenciones, los precontratos y las opciones de compra. Desde el primer momento, hay que tener en cuenta cuáles son las condiciones en las que se está dispuesto a realizar la operación, y tratar de ser lo más claro y preciso posible.

 El contrato.

Es muy común que el contrato se produzca mediante una declaración unilateral. Esto es, una empresa realiza una oferta y otra empresa la acepta o no, o puede que acepte determinadas condiciones y otras no. En este último caso, las condiciones que no acepte o enmiende se considerarán una contraoferta. Con la oferta, la empresa oferente queda vinculada, por tanto debe ser firme y definitiva. Así es necesario que esta sea clara, concreta y exhaustiva. Y deben señalarse las mercancías que se ofrecen, la calidad, el precio y todos aquellos elementos que se consideren esenciales.

 Sea un contrato de declaración unilateral o con negociación bilateral, hay determinados aspectos que conviene siempre tener en cuenta y aclarar. Desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica, consideramos esenciales los siguientes:

 a) La forma de pago: elegir la forma de pago será una de las decisiones más importantes. Ya que si se piden formas seguras por adelantado, puede perderse la operación, y si se aplaza el pago se corre riesgo de no cobrar.

 b) El medio de pago: Pueden ayudar a balancear los riesgos de la forma de pago, van desde los muy poco seguros, transferencias bancarias, hasta los que ofrecen seguridad plena de cobro, crédito documentario o carta de crédito. La adecuada conjunción del medio y de la forma de pago, dependerá de la confianza y los riegos que se perciban respecto de la otra empresa.

c) La moneda en que se realizará la operación, así como la revisión y actualización de precios.

d) Lugar de entrega: tal y como hablamos en el artículo dedicado a ello.

e) La gestión y la revisión de retrasos en las entregas.

f) Los incumplimientos, cuándo se producen y las consecuencias de los mismos.

g) Finalmente, son importantes también aspectos como: el idioma del contrato, la ley o norma internacional que se aplicará y los órganos competentes para resolver los conflictos, esto es, de qué país serán competentes los tribunales o que organismo de arbitraje, mediación, etc., se encargará de resolver el conflicto.

 ¿Hablamos?

 Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

Deja un comentario

Confinem