¿Qué es una compraventa mercantil?

¿Qué diferencias existen entre la compraventa civil y la mercantil?El contrato más frecuente en el ámbito mercantil es el de compraventa. En el ordenamiento jurídico español se regulan de forma diferente la compraventa civil y la mercantil. Ambos contratos tienen diferencias sustanciales que pueden hacer que, por ejemplo, la reclamación por defectos en las mercancías se enmarque en plazo o no. Situaciones como esta pueden suponer pérdidas económicas o la restitución de los bienes o el dinero más los daños y perjuicios.

Saber cuándo se está ante una compraventa civil o mercantil es clave para los intereses de una pyme, ya que las consecuencias pueden ser graves. Hay diferencias notables en las obligaciones de las partes que llevan a cabo la compraventa, por eso conocerlas puede ayudar al gerente de una pyme a tomar las decisiones correctas y salvar la situación ante una compraventa que no termine satisfactoriamente.

¿A qué está obligado el vendedor?

Respecto de las obligaciones del vendedor, la más importante es la de entregar el bien. Cuando estamos ante una compraventa mercantil hay que tener en cuenta dos cosas muy importantes: la primera, que se cumple con esta obligación sólo con el hecho de poner a disposición del comprador las mercancías, por tanto no es necesario que el comprador reciba las mercancías, sino que simplemente estén a su disposición.

La segunda cuestión que debemos tener en cuenta respecto a las obligaciones del vendedor en un contrato mercantil es que el mero retraso supone un incumplimiento total, a diferencia de la compraventa civil, en que el mero retraso no es causa de incumplimiento. Ello supone que se puede pedir la resolución del contrato de compraventa y, además, la indemnización por daños y perjuicios.

Otra cuestión que se debe tener en cuenta es que el vendedor sólo se libera de los riesgos de pérdida del producto objeto del contrato de compraventa cuando entrega o pone a disposición del comprador las mercancías. En cambio, en la compraventa civil el comprador asume el riesgo una vez alcanzado el acuerdo.

Finalmente, cabe destacar que los plazos de defectos en las mercancías son mucho más cortos en la compraventa mercantil. Si los defectos son evidentes, el plazo para reclamar es de cuatro días desde la recepción, y no desde la puesta a disposición. El vendedor puede exigir la revisión de las mercancías recibidas a través del contrato de compraventa y la conformidad, si el comprador los acepta pierde el derecho a reclamar.

De ahí la importancia de los albaranes y de revisar las mercancías antes de prestar conformidad. Si los vicios no son evidentes, sino que se descubren posteriormente, por ejemplo al hacer uso de las mercancías, el plazo para reclamar es de 30 días. En este caso, la conformidad prestada por el vendedor al recibirlos no afectaría, ya que no pudo descubrirlos en el momento de la entrega.

Diferentes obligaciones del comprador

La obligación fundamental del comprador es el pago del precio. En este caso, la principal diferencia entre la compraventa mercantil y la civil, es que en la compraventa mercantil la obligación nace desde el momento en que se han puesto las mercancías a disposición del comprador o si ha vencido el plazo pactado. Una vez nacida la obligación, si el comprador no realiza el pago incurre en mora automáticamente y tiene que pagar los intereses correspondientes.

Sin embargo, en la compraventa civil no se incurre en mora hasta que no se reclama el cobro fehacientemente (burofax, requerimiento notarial, etc.) o se interpone la oportuna demanda para reclamar el precio.

El comprador está obligado a recibir las mercancías. Sólo puede oponerse si hay justa causa, es decir, si hay defectos en la mercancía, no es la cantidad y la calidad pactada o el vendedor pretende entregarlas fuera del plazo acordado. Si no rechaza las mercancías sin justa causa habrá un incumplimiento, el vendedor podrá solicitar, por tanto, el cumplimiento del contrato o la resolución del mismo, más la indemnización por daños y perjuicios.

¿Cuándo estamos ante una compraventa mercantil?

Para que la compraventa se considere mercantil se han de dar los siguientes requisitos:

– Efectuarse la compraventa con la intención de revender los bienes y para obtener un beneficio con dicha reventa.

– Los productos adquiridos deben revenderse en la misma forma en que se compraron, compra especulativa (por ejemplo, una pyme compra una mesa para vender esa misma mesa) o bien en otra diferente, como la actividad industrial (por ejemplo, si una pyme compra madera para fabricar una mesa y venderla posteriormente).

– Aunque el Código de comercio sólo contempla bienes muebles como objeto de la compraventa mercantil, hoy en día se entiende que también pueden ser objeto de este tipo de contrato los bienes inmuebles.

Desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica, lo orientamos en sus contratos de compraventa para que siempre queden salvaguardados sus intereses.

 ¿Hablamos?

 Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

Deja un comentario

Confinem