¿Qué formas tiene una empresa de asegurarse el cobro?

Asegurar cobro2Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la pyme es la prevención de los impagados. Por tanto, adoptar medidas para asegurarse que el cliente pagará el precio de los bienes o servicios prestados es una prioridad para las pymes. Para ello, deberá pedir garantías de pago. Veamos cuáles son.

 Las garantías son los instrumentos legales que permiten a las empresas reforzar las posibilidades de cobro. Estas pueden ser personales, se hace responsable a otra persona de conocida solvencia del pago de la deuda, o reales, se vincula un bien al pago de la misma deuda. Además de las garantías, también podemos incluir cláusulas contractuales que refuercen las posibilidades de cobro.

Garantías personales

Las garantías personales son aquellas en las que otra persona distinta al deudor se obliga a pagar si este no lo hace. Tenemos dos tipos de garantías la fianza y el aval. La diferencia entre la fianza y el aval, es que el aval va incorporado a un título cambiario, esto es, una letra de cambió, un pagaré o un cheque.

La fianza, la puede prestar cualquier persona física o jurídica. Para poder reclamarle al fiador, antes hay que dirigirse a la empresa deudora y solo se podrá ir contra el fiador si esa empresa no paga. Ello se puede salvar si se pacta que el fiador es solidario, en ese caso se podrá reclamar a ambos a la vez. La fianza resulta un instrumento muy poderoso cuando se tiene a un banco por fiador. Ya que las posibilidades de cobro están aseguradas.

Como hemos señalado, el aval es una garantía personal que va incorporada a un título cambiario. El avalista se obliga en las mismas condiciones que el deudor, aunque se pueden establecer limitaciones de tiempo, hasta una fecha o un plazo posterior al vencimiento, o de cuantía. Elaval se puede documentar en el propio título, en el reverso de la letra, o en documento aparte. Cuando son realizadas por una entidad bancaria son instrumentos que dan completa seguridad.

Garantías reales.

Las garantías reales suponen que la empresa puede obtener un bien que responda en caso de impago. El bien señalado, si la empresa no cobra, se venderá y con el dinero obtenido de la venta, se satisfará al acreedor. Las garantías reales son la prenda y la hipoteca.

La prenda se utiliza cuando se ofrece como garantía un bien mueble. Puede ser con desplazamiento, si la empresa acreedora se queda en depósito el bien sin poder usarlo, y sin desplazamiento, la empresa deudora sigue con la posesión y el uso. La prenda sin desplazamiento requiere escritura pública e inscripción el Registro, sin embargo, la prenda con desplazamiento no requiere escritura pública ni inscripción en el Registro.

La hipoteca se constituye cuándo la garantía recae sobre un bien inmueble. Es necesario que se otorgue escritura pública y se inscriba en el Registro. Es muy conveniente cuando se trata de deudas altas y hay un aplazamiento de los pagos. Se puede establecer sobre deudas nuevas o ya existentes.

Las garantías reales son un importante instrumento para aumentar las posibilidades de cobro, ya que en caso de concurso de acreedores el crédito se considera privilegiado.

 Cláusulas contractuales.

Finalmente, aunque no sean puramente garantías, encontramos que determinadas cláusulas o pactos pueden tener un efecto disuasorio del impago por el deudor. Establecer cláusulas penales, pactos de reserva de domino, cláusulas que obliguen a la devolución de mercancías cuando sea posible, cláusulas que establezcan intereses de demora superiores a los legalmente establecidos, etc., pueden ser instrumentos muy útiles.

A la hora de establecer las garantías más adecuadas hay que tener en cuenta todos los factores que concurren, así como los posibles gastos que puede llevar consigo cada una de ellas. Por ello, desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica, le ofrecemos el mejor asesoramiento al establecer las garantías oportunas para que sus intereses estén protegidos en todo momento.

 ¿Hablamos?

 Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

Deja un comentario

Confinem