¿Qué trae de nuevo la ley de emprendedores? (I)

Análisis de la nueva ley de emprendedoresHace unos días entró en vigor la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, que presenta interesantes novedades para las iniciativas empresariales. La sociedad de responsabilidad limitada de formación sucesiva, la figura del emprendedor de responsabilidad limitada o los acuerdos extrajudiciales para pagos son algunas de las iniciativas que se incorporan al ordenamiento jurídico y que desgranamos a continuación.

El ordenamiento jurídico español presentaba ciertas deficiencias que obstaculizaban las iniciativas empresariales, por eso el Gobierno ha aprobado recientemente una nueva legislación con la que pretende dar más facilidades a los nuevos negocios.

Para ello, a través de la nueva ley de emprendedores se ponen en marcha diversas medidas de respaldo a las nuevas empresas, como son el apoyo a:

1.- La iniciativa emprendedora

2.- En materia fiscal y de Seguridad Social

3.- La financiación

4.- Simplificación de requisitos de información económico financiera

5.- Crecimiento y desarrollo de proyectos

6.- La internacionalización

En este primer artículo, el área de asesoría jurídica de la consultoría de empresas Confinem va a exponer qué se considera emprendedor en la ley, así como las medidas de apoyo a la iniciativa emprendedora. El resto de medidas las analizaremos en el siguiente artículo.

¿Quién puede ser emprendedor?

La nueva ley hace una definición amplia de qué se entiende por emprendedor, ya que se incluyen todas aquellas personas, físicas o jurídicas, que desarrollen una actividad económica, ya sea empresarial o profesional. La ley va destinada a empresas y profesionales que realicen cualquier actividad económica e independientemente del momento en que se pueda encontrar: inicio de actividad, desarrollo, crecimiento e internacionalización.

Para ello, la nueva legislación establece medidas de apoyo a la iniciativa emprendedora, fiscal y de seguridad social, en la financiación, en el crecimiento y desarrollo de proyectos empresariales y a la internacionalización.

Medidas de impulso de nuevos negocios

Las medidas de apoyo a la iniciativa emprendedora resultan especialmente interesantes por las novedades que introducen, y consisten en:

– Educación en el emprendimiento en todas las fases de la formación (desde la primaria a la universitaria) y preparación específica para el profesorado. Se reconoce a la «miniempresa» o empresa de estudiantes como herramienta pedagógica, a través de la cual se podrán realizar transacciones económicas y monetarias, emitir facturas y abrir cuentas bancarias.

– Se crea el Emprendedor de responsabilidad limitada, por el que el emprendedor que sea una persona física podrá desvincular su vivienda habitual de la responsabilidad por deudas derivadas de su actividad mercantil, siempre que la vivienda no supere los 300.000 euros de valor (con coeficiente corrector del 1’5 cuando las viviendas estén situadas en poblaciones que superen el millón de habitantes).

El emprendedor tendrá que inscribirse en el Registro Mercantil y designar la vivienda, propia o común, que desee excluir de la responsabilidad. Las deudas anteriores a la inscripción en el Registro Mercantil no se verán afectas por la esta limitación de responsabilidad, salvo que los acreedores presten consentimiento. La limitación de responsabilidad también se inscribirá en el Registro de la Propiedad, en la hoja abierta al bien.

Además, el Emprendedor de responsabilidad deberá llevar las cuentas anuales y depositarlas en el Registro Mercantil con las mismas obligaciones que las sociedades unipersonales de responsabilidad limitada. Si no depositaran las cuentas en los tres meses siguientes al cierre del ejercicio, el emprendedor perderá los beneficios de la responsabilidad limitada.

Si el emprendedor estuviera en el régimen fiscal de estimación directa, el depósito de cuentas se podrá realizar con el cumplimiento de las obligaciones fiscales y mediante un impreso con el doble propósito, fiscal y mercantil, que desarrollará reglamentariamente.

Este régimen no afecta a las deudas con las Administraciones Públicas (Seguridad Social, Hacienda, etc.).

– Se crean las Sociedades de Responsabilidad limitada de formación sucesiva, para facilitar el crecimiento de las empresas desde la autofinanciación. Estas sociedades podrán crearse con un capital mínimo inferior a los tres mil euros.

Estas sociedades deberán destinar a reservas el 20% de los beneficios y sólo podrán repartirse dividendos si el valor del patrimonio neto es igual, o no es inferior como consecuencia del reparto, al 60% del capital legal mínimo.

Además, la suma de las retribuciones a socios y administradores de las Sociedades de Responsabilidad Limitada de Formación Sucesiva por el desempeño de sus cargos no podrá ser superior al 20% del patrimonio neto del correspondiente ejercicio.

En caso de liquidación, los socios responden solidariamente del desembolso del capital social mínimo. No es necesario acreditar el desembolso del capital social, los fundadores y los que hayan adquirido participaciones responderán solidariamente por la realidad de dichas aportaciones.

– Para el inicio de la actividad emprendedora, se crean Puntos de Atención al Emprendedor, así como un Punto electrónico, que facilitará todos los trámites, la información y los formularios a quienes deseen crear una empresa. Se simplifican los trámites para la inscripción de los emprendedores de responsabilidad limitada, para la constitución de sociedades de responsabilidad limitada, etc.

– Se establece la posibilidad de llegar a acuerdos extrajudiciales para pagos. Cuando se esté en situación de insolvencia, la empresa solicitará el acuerdo extrajudicial de pago, y se designará un mediador concursal.

Este procedimiento se sustanciará ante un notario o un registrador mercantil. Una vez se acepte el cargo por el mediador, convocará a todos los acreedores a una reunión que se celebrará en los dos meses siguientes a la aceptación.

El mediador de aquellas empresas insolventes realizará una propuesta de pagos y un plan de viabilidad 20 días antes de la reunión y los acreedores en los 10 días siguientes podrán realizar propuestas alternativas. Los acuerdos podrán incluir quitas de hasta el 25% y esperas de hasta 3 años.

En la reunión se podrán modificar el plan de pagos y el plan de viabilidad y, para ser aprobados, se necesitará la conformidad del 60% del pasivo. El acuerdo se dará por fracasado cuando no haya acuerdo o cuando el negociador constate el incumplimiento. El acuerdo se podrá impugnar en los 10 días siguientes a la publicación del acuerdo.

¿Hablamos?

Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

Deja un comentario

Confinem