¿Se puede controlar cómo usa internet un trabajador?

Juridico-2018-09Uno de los conflictos que últimamente más se ha extendido dentro de las empresas es el que se deriva del uso de ordenadores y de la conexión en internet en el trabajo. Frente al derecho del empresario a controlar a los trabajadores y los medios que pone a su disposición se alza el derecho a la intimidad del trabajador. Entonces, ¿qué puede hacer un empresario para controlar que los medios que pone a disposición de los trabajadores se usen correctamente? A esa pregunta tratamos de contestar en este artículo.

¿Qué uso puede hacer un trabajador del ordenador y conexión a internet?

Hoy en día es ya una cosa rara la empresa que no ponga a disposición de algún trabajador un ordenador con conexión a internet. Además, la extensión de las redes sociales, de los correos electrónicos, la gran cantidad de contenidos que internet ofrece como entretenimiento, información, etc., ha cambiado sin duda los hábitos de la gente. No es extraño por tanto que en horario laboral, los trabajadores aprovechen para hojear prensa online, conectarse a sus redes sociales, enviar correos privados que no tienen relación con el trabajo, etc.

Podemos decir que a menudo se hace una utilización personalizada y no meramente laboral o profesional del medio facilitado por la empresa. Además existen grandes dificultades por los empresarios de establecer una prohibición absoluta del uso de ordenadores con conexión a internet para usos personales, por lo que se ha desarrollado una cierta tolerancia hacia esas prácticas siempre que se realicen de una forma moderada.

No obstante, a la par surgen los abusos en los usos del ordenador y la necesidad de control por el empresario. Pues no se puede olvidar que se trata de medios que son propiedad de la empresa y que ésta facilita al trabajador para utilizarlos en el cumplimiento de la prestación laboral, y existe el derecho de los empresarios a vigilar y controlar la actividad del trabajador. En el Estatuto de los Trabajadores, artículo 20.3, se reconoce expresamente el derecho del empresario a poder adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, siempre que se respete la dignidad del trabajador.

Pero puede suceder que las acciones de control por parte del empresario del uso de internet afecten a la intimidad del trabajador si los datos a los que se tenga acceso revelen conversaciones privadas con terceros, datos sobre la orientación sexual, la religión que practica, etc. En definitiva se puede afectar derechos fundamentales del trabajador, y afectar a su dignidad. La prueba obtenida entonces, en caso de que se detectara un abuso en el uso de los ordenadores con conexión a internet, no sería válida, ya que estaría afectada por la nulidad, al vulnerar derechos fundamentales.

¿Cómo puede el empresario vigilar el uso de internet por el trabajador?

La cuestión no ha sido pacífica, al afectar a derechos fundamentales, en definitiva derechos humanos, la cuestión ha llegado en numerosas ocasiones al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Entre las resoluciones de dicho tribunal, las de nuestro Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo, se ha ido conformando una doctrina que ya se puede considerar pacífica. Esta doctrina establece que el empresario puede vigilar y controlar al trabajador siempre y cuando se reúnan determinados requisitos para equilibrar los derechos de ambas partes. Estos requisitos serían:

a. La empresa de acuerdo con las exigencias de buena fe debe establecer previamente las reglas de uso de esos medios, con aplicación de prohibiciones absolutas o parciales.

b. Debe informar a los trabajadores de que va existir control y de los medios que han de aplicarse en orden a comprobar la corrección de los usos, así como de las medidas que han de adoptarse en su caso para garantizar la efectiva utilización laboral del medio cuando sea preciso, sin perjuicio de la posible aplicación de otras medidas de carácter preventivo, como la exclusión de determinadas conexiones.

Si ello es así, si el medio se utiliza para usos privados en contra de estas prohibiciones y con conocimiento de los controles y medidas aplicables, no podrá entenderse que, al realizarse el control, se ha vulnerado “una expectativa razonable de intimidad”.

Además hay que tener en cuenta que no solo se afecta a la intimidad las conversaciones que se tengan por redes sociales, chats, etc., que afectan al derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones, los tribunales también han declarado que se afecta cuando se revisan los archivos temporales, “la información derivada del seguimiento del uso personal de Internet” y es que esos archivos pueden contener datos sensibles en orden a la intimidad, en la medida que pueden incorporar informaciones reveladores sobre determinados aspectos de la vida privada (ideología, orientación sexual, aficiones personales, etc.)

Desde la consultoría de empresas Confinem, y con nuestra experiencia en asesoría jurídica y en colaboración con los otros departamentos, asesoramos en todos los aspectos relativos a la vigilancia y control del uso de los ordenadores y demás medios que el empresario pone a disposición de los trabajadores.

¿Hablamos?

Óscar Soria

Responsable del área Jurídica de Confinem

Deja un comentario

Confinem